¿Se puede utilizar comida en el entrenamiento de un perro de trabajo?

¿Puedo utilizar comida para entrenar a mi perro? ¿en cualquier disciplina? ¿no es perjudicial? ¿y si es de búsqueda o detector? utilizar comida

PerrosdeBusqueda©

Debemos empezar a desterrar la arcaica idea de que utilizar comida en el entrenamiento canino puede ser perjudicial. No solo no es perjudicial sino que es muy útil en determinados momentos. Y en todas las disciplinas.

La comida es una herramienta más dentro de las posibilidades que tenemos a la hora de emplear refuerzos en el entrenamiento canino. Hay una creencia extendida que afirma que utilizar comida convierte al perro en un yonki adicto a la comida, que sólo trabajará si sabe que va a obtenerla.
Esto, en sí mismo, ya es un error de entrenamiento porque, como cualquier otro refuerzo, debe saber utilizarse de forma correcta y sobre todo, en el momento correcto.

La utilización de comida como refuerzo es además muy útil en las disciplinas de trabajo con perro. No se trata de siempre trabajar con comida o siempre trabajar con pelota o con lo que sea. Se trata de saber qué refuerzo aplicar en cada momento.

Muchas ventajas

Una de las grandes ventajas de utilizar comida es que, como refuerzo primario, es muy fácil de aplicar en el entrenamiento de casi cualquier perro. Perros con poca motivación, poca atención o apego a su guía…

Pero las ventajas no quedan ahí. Determinados ejercicios requieren determinado grado de concentración, de atención. No es lo mismo enseñar al perro a ir corriendo a traer algo que enseñarle a a hacer el muerto, por ejemplo. Por regla general será mucho más sencillo el primero si utilizamos un juguete y el segundo utilizando comida. Si lo hacemos al revés, es fácil que el primero no corriese tan rápido y que el segundo hiciese un muerto ‘tenso’, de ahí la importancia de saber aplicar el refuerzo adecuado y en el momento adecuado.

También es muy práctico utilizar comida con perros demasiado motivados, con un alto drive . En disciplinas operativas o deportivas, puede ser muy útil para rebajar esa sobreexcitación, por ejemplo. Y aquí surge una gran duda:

utilizar comida

¿También a los perros de búsqueda de personas?

¡Por supuesto! Los perros de búsqueda de personas tienen como objetivo buscar personas ignorando todas las distracciones existentes. Se puede y -muchas veces se debe- entrenar con comida, en determinadas fases del entrenamiento. Como siempre, todo depende del perro, de la fase del entrenamiento y del problema en cuestión.

Además de ayudar a calmar a ese perro demasiado excitado, sirve entre otras cosas para conseguir mayor acercamiento a un figurante, evitar que le toque o muerda, reforzar en lugares complicados, estrechos…

Por otro lado, hay algo indiscutible: trabajemos o no con comida, tendremos que entrenar para que el perro ignore la comida en la zona de búsqueda. Y quizás es por esto por lo que hay quien piensa que no se debe entrenar con comida al perro de búsqueda de personas. Pero es que no tiene nada que ver, son conceptos diferentes.

La cuestión es hacer entender al perro que la comida se le ofrece como refuerzo, siempre de la mano del guía o del figurante, jamás del suelo. La comida llega cuando encuentra, cuando ladra o cuando realiza determinada conducta. Nunca del suelo y de forma aleatoria. Y para eso, es fundamental que la comida no caiga al suelo y que el perro pueda comerla. Es una labor más de figurancia, por eso insistimos siempre en lo importante que es tener buenos figurantes.

Si lo entrenamos correctamente no vamos a tener ningún tipo de problema. Al contrario, el trabajo con comida puede ser muy fructífero y ya aseguramos: nada complicado.


¿La comida siempre va asociada al clicker?

Este es otro concepto equivocado bastante extendido.

El clicker es un sistema de entrenamiento. La comida es un reforzador. Por eso, se puede entrenar utilizando comida como refuerzo, sin necesidad de utilizar un clicker. E igualmente, se puede utilizar el clicker sin premiar con comida, reforzando con un juguete, pelota…

La cuestión es conocer perfectamente todas estas herramientas y emplearlas cómo y cuando corresponda. Y sobre todo, no crear verdades absolutas inamovibles. El entrenamiento de un perro es mucho más que conocimiento técnico. Es comunicación, vínculo, entendimiento, confianza…

Habrá perros con los que sea más sencillo trabajar con comida mientras que para otros puede que no sea la opción más recomendable. Unos necesitarán más trabajo de comida, otros menos.

Nuestro deber es ser capaces de leer y entender a ese perro, conocer los sistemas de aprendizaje, de entrenamiento, las herramientas y aplicar lo correcto a cada caso.
En este vídeo se pueden ver muy buenos ejemplos del entrenamiento canino utilizando la comida.

¿Te ha gustado? ¡Compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: