Los perros pueden detectar la malaria con sólo oler un calcetín

Un estudio afirma que los perros son capaces de detectar la malaria con tan solo oler un calcetín, aunque los enfermos no muestren aún los síntomas

detectar la malaria

La nariz del perro podría convertirse en un poderoso arma en la batalla contra la malaria. Una reciente investigación sugiere que los perros podrían detectar la malaria con su olfato. Son capaces de saber si una persona tiene la enfermedad o no, con tan solo olfatear su calcetín.

Ya se ha demostrado en innumerables ocasiones que los perros son muy eficaces a la hora de detectar enfermedades en humanos. Hay perros detectores de cáncer de próstata, de cáncer de tiroides, de cáncer de pulmón, incluso los hay que alertan a enfermos de diabetes cuando tienen bajadas de azúcar en sangre.

Ahora, hay expertos aseguran que los perros son capaces de identificar a individuos infectados con malaria, aunque no muestren síntomas.

El estudio ha sido realizado por científicos de la Universidad de Durham y dirigido por Steven Lindsay, entomólogo y profesor de salud pública. Afirma que muchos países han conseguido eliminar la malaria o están a punto de conseguirlo. En Sri Lanka acaban de conseguirlo, lo que supone un enorme éxito. la cuestión es saber cómo mantener estos lugares ibres de malaria, ya que los mosquitos no van a desaparecer.

El problema, según Lindsey, es que mientras algunas personas enferman rápidamente por la malaria, otras pueden portar los parásitos sin que muestren síntomas. Y si una sola persona entre 1.000  tuviera el parásito de la malaria, no podríamos estar tomando muestras de sangre de las 1.000 personas para identificar a una sola. Necesitábamos encontrar un enfoque no invasivo.

detectar la malaria

La respuesta podría estar en la nariz canina, ¡cómo no!

Los individuos infectados con parásitos de malaria producen olores específicos en su aliento y a través de su piel. En el estudio, presentado en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Tropical e Higiene en Nueva Orleans, se pidió a los escolares de Gambia que utilizasen calcetines de nylon durante la noche y que dieran una muestra de sangre para detectar signos de malaria.

Los calcetines fueron congelados y enviados a Reino Unido donde dos perros, un labrador y un cruce de labrador retriever, fueron entrenados durante varios meses. Aprendieron a detectar y señalizar si los calcetines habían sido utilizados por niños con malaria o por niños sanos.

 

Se utilizaron 30 calcetines de niños infectados de malaria y 145 de niños no infectados. Muy importante: los calcetines de los niños enfermos eran sólo de aquellos que aún no mostraban síntomas de la enfermedad.

Se puso a prueba a los perros colocando un pequeño grupo de calcetines, cada calcetín dentro de un recipiente de cristal. El equipo debía observar si los perros se detenían e indicaban en cualquiera de los calcetines, señal de que habían detectado olor de un enfermo de malaria.

detectar la malaria

Los resultados revelaron que cada perro identificó correctamente el 70% de las muestras infectadas con malaria y reconoció correctamente el 90% de las muestras de los niños no infectados.

Para Lindsay, debido a la evolución de las diferentes fases del parásito, hay una posibilidad de que los olores producidos por los parásitos cambien dependiendo del ciclo sexual o asexual en el que se encuentren. Y esto podría complicar el trabajo. Cree que los falsos positivos podrían haberse producido por el hecho de que algunos niños no infectados compartieron cama con niños enfermos de malaria.

Este estudio es sólo el principio, hacen falta muchas mas pruebas, incluso probar con personas reales en lugar de calcetines. Y también realizar estudios en diferentes regiones, ya que existen diferentes cepas del parásito de la malaria.

De lo que no cabe duda es que supone un gran avance en la lucha contra la malaria. Según la OMS, en 2016 hubo 216 millones de casos de malaria, lo que supone un aumento significativo en el número de infectados con respecto al año anterior. Y el peor dato: la enfermedad provocó la muerte de 445.000 personas.

El hecho de disponer de una nueva herramienta para tratar de combatir la malaria, de la mano del olfato canino, aporta nuevas esperanzas a los investigadores.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies