El olfato canino, clave para la detección temprana del cáncer de pulmón

Los avances que ha conseguido este grupo de científicos en la investigación de la detección temprana del cáncer de pulmón, seguro te van a sorprender… ¡Sobre todo su objetivo!

cáncer de pulmón

Ya sabemos muy bien que los perros tienen un excelente sentido del olfato. Hace mucho tiempo que ayudan a localizar víctimas en zonas de desastre y trabajan en aduanas para identificar contrabando. Incluso algunos son entrenados para detectar minas antipersonas… entre otras muchas tareas de detección que ya conocemos muy bien en PerrosdeBusqueda.

Y continúan avanzando y aumentando las posibilidades que nos ofrece el olfato canino en el campo de la detección. Ahora, con respecto al cáncer de pulmón.

Una investigación está explorando la capacidad de los perros para distinguir entre personas con o sin cáncer de pulmón, a través del aliento y de muestras de saliva.

El objetivo es claro: determinar el potencial para desarrollar un sistema de detección para la detección precoz del cáncer de pulmón. Y, llevándolo aún más lejos, desarrollar una “nariz electrónica” para diagnosticarlo.

cáncer de pulmón

Los animales como detectores tempranos de enfermedades

El cáncer de pulmón es responsable de la mayoría de muertes relacionadas con el cáncer a nivel internacional. Su detección temprana es el factor más importante a la hora de determinar el éxito de un tratamiento. Por desgracia, cuando los síntomas son lo suficientemente graves como para provocar una visita al médico, la enfermedad suele estar ya muy avanzada. La mayoría de los pacientes en esta situación mueren de cáncer de pulmón en menos de un año.

No existe una prueba simple, eficaz y barata para el cáncer de pulmón. Esta es una de las razones por las que rara vez se realizan exámenes regulares para su detección. Los perros podrían aportar una solución de baja tecnología para este problema pero hace falta más información sobre la precisión y la viabilidad opreativa de un sistema de detección olfativa para el diagnóstico del cáncer de pulmón.

Durante la investigación se han revisado las pruebas que respaldan el uso de perros y otros animales en la detección de enfermedades humanas. De los 27 estudios que se han revisado, 20 estaban enfocados al menos a un tipo de cáncer y seis se centraban exclusivamente la detección del cáncer de pulmón. Se encontraron pruebas considerables de que los animales pueden distinguir entre muestras recogidas de individuos con serología positiva y negativa de la enfermedad.

Sin embargo, la mayoría de los datos se recogieron bajo condiciones no realistas en condiciones operacionales. Por ejemplo, en la mayoría de los estudios, los animales elegían una muestra en una serie en la que sólo una muestra era positiva y el resto negativas.

cáncer de pulmón

Dispositivo de detección de muestras totalmente automatizado. El investigador ni siquiera tiene que estar en la misma habitación mientras trabaja el perro.

Detectando el cáncer con perros

Los perros son entrenados para olfatear muestras de aliento y de saliva. Si la muestra es negativa, el perro acciona una palanca para rotar a la siguiente muestra. Si detectan una muestra positiva, los perros responderán fijando su nariz en la salida de muestra. Eso activa una recompensa de comida.

Cuando entrenamos perros solemos disponer de una mezcla conocida de muestras positivas y negativas. Pero cuando los perros pasan a analizar muestras de forma operativa, no sabremos cuales son positivas o negativas. Tendrían que realizarse más pruebas para confirmar un diagnóstico de cáncer de pulmón.

El equipo de diagnósticos respiratorios del Hospital Waikato está en estos momentos examinando la capacidad de los perros para detectar cáncer de pulmón en muestras de aliento y saliva. Ya se han reclutado más de 200 pacientes y tienen un equipo de seis perros entrenados en el protocolo de detección del olor y preparados para la transición a las muestras médicas. Calculan que se tardará varios meses en entrenar a los perros para poder clasificar las muestras correctamente. Pero durante ese tiempo desarrollarán un proceso de evaluación de la capacitación. La cantidad de entrenamiento realizado en estudios previos de este tipo ha sido muy variable y esto podría explicar por qué las estimaciones de precisión diagnóstica fueron también variables.

En estudios anteriores sobre el entrenamiento para la detección del cáncer de pulmón, los investigadores recolectaron muestras de aliento pidiendo al paciente que respirara dentro de un tubo, a través de un filtro que capturaba los químicos del aliento. En esta nueva investigación se recogen las muestras de aliento y de saliva para su estudio.

Si se descubre que los perros pueden trabajar igualmente con muestras de saliva, utilizarán exlusivamente saliva en investigaciones futuras. Aunque ambos tipos de recogida de muestras no son invasivas y suponen un bajo coste, las muestras de saliva son más fáciles de almacenar, dividir y reutilizar para el entrenamiento y la realización de pruebas.

Objetivo: crear una nariz electrónica

Tim Edwards, de la organización APOPO, trabaja en la creación de sistemas para el trabajo de detección con animales. Recientemente ha desarollado un aparato automático para la detección con perros. La presentación de las muestras, la recopilación de datos y la entrega de la recompensa están totalmente automatizadas. El investigador ni siquiera está en la misma habitación que el animal cuando está trabajando.

Entre otras ventajas, esto evita intervenciones accidentales que puedan dar pistas al perro – un problema muy serio y que se da con más frecuencia de lo que podamos pensar- y permite obtener datos de forma objetiva. El aparato ya ha sido probado en varios proyectos de investigación, demostrando que puede conseguir un rendimiento altamente preciso y sólido en la detección de olores.

Uniendo su trabajo al de los químicos analíticos Merilyn Manley-Harris y Megan Grainger, tratarán de determinar los perfiles químicos de las muestras que los perros evalúan. Esto les permitirá calificar muestras positivas y negativas. Y, de forma exclusiva para este proyecto, los perfiles de las muestras positivas que los perros no detectaron y las muestras negativas que señalizaron.

Con toda esta información, se podrán identificar algunos de los componentes clave que los perros detectan. Y esto ayudará al desarrollo de una nariz electrónica que diagnostique el cáncer de pulmón.

¿Te ha gustado? ¡Compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: