¿Huele igual un cadáver de cerdo que un cadáver humano?

Algunos expertos aseguran que el entrenamiento de perros de cadáveres se puede realizar utilizando cadáver de cerdo en lugar de humano, por ser olores muy similares. Pero ¿huelen igual? y sobre todo, ¿es eficaz?

cadáver de cerdo

Por Isabel Herrán | PerrosdeBusqueda 2018 © 

Una de las especialidades de los perros detectores es la búsqueda de cadáveres y restos humanos. En ocasiones y por diferentes circunstancias, se utilizan este tipo de perros para tratar de localizar un cadáver humano o un resto humano. En desapariciones de personas cuando ya han pasado varios días y lo lógico es que la persona ya haya fallecido. O en catástrofes cuando se ha descartado la presencia de víctimas con vida y los esfuerzos se centran en recuperar los cuerpos. También en investigaciones criminales, búsqueda de fosas comunes y en cualquier escenario donde se crea que pueda haber un cadáver o un resto humano.

La dificultad del entenamiento de estos perros radica esencialmente en poder conseguir el olor real. Por cuestiones legales, en España y en muchos países no es posible utilizar cadáveres o restos humanos. Por eso, quienes se dedican a esta especialidad optan por las opciones disponibles.

Pseudo-olores 

Si bien para algunos el pseudo es un buen sistema para iniciar perros detectores, para otros muchos esto no hace sino confundir al perro. O, en el mejor de los casos, el perro nunca estará plenamente capacitado si no ha entrenado con olor real. Y en eso coinciden la inmensa mayoría, el perro puede iniciarse con pseudo pero deberá ser entrenado después con olor real. De lo contrario, aseguran, tendrá problemas. Desde luego el tema de los pseudo-olores siempre ha dado mucho que hablar… y además, no olvidemos que es un negocio

Por un lado, tenemos la calidad del producto, ya que es un mercado más y dependerá de la marca que comercialice el ‘olor’. Hay marcas mejores y peores pero todas ellas ofrecen un producto sintético, no real. Y eso, en el mejor de los casos, conseguirá un resultado nunca igualable al obtenido si entrenásemos con olor real. Y en el peor de los casos, podríamos confundir al perro, cuyo olfato es perfectamente capaz de diferenciar todos los componentes. Por no hablar de algunos productos que ni siquiera ofrecen la composición en sus etiquetados y que incluso advierten de tener cuidado en su manejo. Y teniendo en cuenta que los perros van a olfatear este producto, que a estar en contacto con él, es preocupante ponerse en manos de “quién sabe qué lleva eso”. Hay que tener cuidado también con los fraudes. Como en todo, hay fraude también en esto. Tampoco se entiende  hacer sintéticos determinados olores y meterlos en un frasco cuando podemos obtenerlos con facilidad. Nuestra recomendación es informarse bien antes de lanzarse a utilizar cualquier producto sintético. 

Por otro lado y para añadir a la lista de dudas, hace años que algunos estudios exponen la dudosa efectividad de los pseudos. Dejan claro y probado que,en muchos casos, el producto no logra su función y los perros no lo señalizan. Sin duda queda aún mucho que lograr para conseguir igualarse a determinados olores. Mientras tanto, utilizarlos es una opción pero siempre teniendo claro qué producto estamos utilizando, qué queremos conseguir y qué podemos conseguir.

Entrenar con cerdo: muy parecido al olor humano

Es sin duda la opción preferida por quienes trabajan esta disciplina. En general parece ser la más aceptada pero también genera muchas dudas. La primera, la más obvia: un cadáver de cerdo no huele igual que un cadáver humano. Se puede parecer mucho, sí. Pero conociendo la capacidad olfativa de un perro, es seguro que es perfectamente capaz de reconocer estas diferencias y, por tanto, de confundirse. De discriminar o generalizar cuando no debe, por ejemplo. 

Ahora bien, si no disponemos de otra opción, ¿podríamos entrenar con cerdo y lograr bueno resultados? Para algunos expertos esto es perfectamente posible y, de hecho, se está haciendo. Aunque quizás quienes más lo utilizan con resultados positivos en el caso de cadáveres son aquellos que se centran más en investigaciones criminales, fosas comunes… donde el terreno está muy acotado y la posibilidad de que interfiera el olor de un cerdo es bastante improbable. O cuanto menos, está todo más controlado. 

La cuestión es saber si en otros casos, en otros entornos y situaciones, no podríamos encontrarnos problemas. Habría que saber si realmente hay diferencia entre cerdo y humano y hasta qué punto esas diferencias podrían interferir en una búsqueda real. De acuerdo en que pueden encontrar también humanos pero ¿se podrían cometer errores? ¿y qué consecuencias tendrían?

cadáver de cerdo

No es sólo buscar… hay que discriminar

De entrada, cualquier especialidad de búsqueda o detección requiere o debería requerir una fase de entrenamiento dedicado exclusivamente a la discriminación de otros olores. Es decir, el perro debe centrarse en el olor que tiene que buscar, generalizar a cualquier situación o entorno e ignorar el resto de olores, por mucho que se le parezcan. En el caso de los perros de búsqueda de personas, los perros son entrenados para ignorar el olor de cualquier otro animal. Bajo ninguna circunstancia un perro puede distraerse, mucho menos equivocarse a la hora de señalizar un olor humano.

Por esta misma razón, lo lógico -y lo más recomendable- sería que a un perro de búsqueda de personas vivas, cadáveres, restos humanos, ya sea en tierra o sumergidos, le entrenásemos a ignorar cualquier otro animal, vivo o muerto. Y esto incluye al cerdo y, por extensión, al jabalí, que también es un cerdo y que por tanto tendrá un olor igual o muy similar (más que entre humano y cerdo, seguro). ¿Cómo conseguimos esto si al perro le hemos entrenado para que busque cerdo? Como dicen algunos expertos: si entrenas al perro a que busque cerdo, buscará cerdo.

Pero pongamos algún ejemplo práctico: búsqueda de un desaparecido en el campo. En España hay una gran población de jabalí, por tanto no sería tan extraño encontrar olor de jabalí, ya sea un cadáver o restos. Teniendo en cuenta que el jabalí es un cerdo, si hemos entrenado al perro para localizar y señalizar el olor del cerdo… ¿nos señalizaría el de un jabalí? Sin ser expertos en esta cuestión, la lógica nos dice que sí. El perro ha aprendido a asociar el olor de cerdo con su premio. Por tanto, buscará, localizará y señalizará un cerdo, antes incluso que un humano. Porque es para lo que ha sido entrenado. Y de hecho, ha ocurrido. Se han dado casos de perros buscando personas que han localizado y señalizado restos que después resultaron ser de cerdo o jabalí. ¿Error? No, si ese fue el olor asociado en el entrenamiento. 

https://youtu.be/6dGRVeSbn8M
‘Death, Decomposition and Detector Dogs’ por Shari Forbes, de la UTS


Se podría alegar que, dado que hablamos de un binomio, el guía podría darse cuenta de que el perro ha encontrado un cadáver de cerdo o de jabalí. Puede ser, si es evidente. Pero… ¿y si no lo ve? ¿y si está enterrado? ¿o sumergido? Y aunque esté visible. Si son restos, ¿el guía sería capaz de reconocer la diferencia? Probablemente no. Y eso significaría que no podríamos saber si el perro nos ha hecho una localización positiva o no. Tendríamos que esperar el análisis de los expertos forenses para determinarlo. ¿Suspendemos en ese caso la búsqueda? ¿Continuamos? 

Y aquí se nos ocurren más posibles problemas. Entrenamiento de perros de búsqueda de cadáveres y restos humanos… en escombro. Edificios colapsados tras un derrumbe, una catástrofe. ¿Qué ocurre con todos los productos provenientes del cerdo que podríamos encontrar en una vivienda? En algunos países esta posibilidad se multiplica. ¿Qué hacemos entonces si el perro señaliza? ¿Vamos a enviar equipos de desescombro a trabajar para sacar… un bocadillo de chorizo? No nos lo tomamos a broma, simplemente estamos planteando posibilidades. Y sin olvidar lo más importante: que el olfato del perro es perfectamente capaz de localizar el olor para el que ha sido entrenado, aún en pequeñísimas emisiones. Chorizo, jamón, panceta, bacon, salchichas… ¿Estaríamos seguros de que una señalización de nuestro perro entrenado para localizar cerdo, en realidad es de un humano? ¿Cómo trabajamos la discriminación de otros olores animales? 

Y todo esto lo podemos trasladar a restos enterrados o sumergidos en agua… o en cualquier situación. 

cadáver de cerdo
Equipo canino profesional realiza una búsqueda de restos biológicos durante una investigación criminal


Pero ¿hay pruebas de esas diferencias?

Sí. Y cada vez hay más. Hay estudios concluyentes, algunos de hace bastantes años, otros más recientes, que demuestran que el perfil de los COV  de restos de cadáver de cerdo y de humano, es muy diferente. 

Algunos de estos estudios se refieren directamente al entrenamiento de perros detectores. Y se han realizado precisamente para dar respuesta a todas estas preguntas que nos planteamos aquí. Se han monitorizado las descomposiciones de ambos, en diferentes estaciones. Se han utilizado cromatógrafos bidimensionales de gas y espectómetrías de masas de tiempo de vuelo y en general los avances tecnológicos más innovadores. La simple observación visual ya remarcaba diferencias claras en las tasas de descomposición.

Los resultados también concluyen que en condiciones más frías los resultados entre ambas especies con más comparables, sobre todo durante las primeras etapas de la descomposición. Otros estudios afirman tajantemente que el cadáver de cerdo no es un sustituto adecuado para los estudios de la descomposición humana. Si extrapolamos esto a los perros detectores, nos enfrentamos a un serio problema. 

En cualquier caso, todos los estudios coinciden en que el olor NO es el mismo. Hay diferencias sustanciales con respecto a los Componentes Orgánicos Volátiles. Y esto genera muchas dudas, algunas las hemos planteado en este artículo. Y otro aspecto que hay que contemplar, muy importante: la cuestión legal. En el caso de requerirse el trabajo de un perro detector como una prueba en un juicio, sería fácilmente desmontable si tenemos en cuenta estos estudios. Y de hecho al parecer así ha ocurrido ya en algunos casos en Estados Unidos, donde el trabajo de los perros detectores y policiales se suele presentar como prueba en causas judiciales. Cualquier abogado sabría utilizar convenientemente estos datos para desmontar la prueba de un perro detector entrenado con olores químicos o no humanos.


¿Cómo entrenamos, entonces?

Si se pertenece a un grupo profesional de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, se suele tener acceso al material real. En España, muchos equipos caninos profesionales tienen a su disposición restos humanos, sangre, restos óseos… Eso sí, siempre con autorización judicial y todo bajo estrictos controles hasta el momento de su destrucción. 

En el caso de los grupos de voluntarios no hay posibilidad de conseguir esos permisos, por lo que esa posibilidad se descarta. El grupo tendrá que elegir entre afrontar los problemas mencionados en este artículo, con el consiguiente riesgo de cometer errores… O sencillamente, no dedicarse a una disciplina que no va a poder cubrir de forma eficaz. 

En Estados Unidos muchos grupos deciden crear sus propias fuentes de olor real. Para ello utilizan sangre que se extraen ellos mismos, pelo (suyo o de peluquerías), dientes (clínicas dentales), incluso algunos consiguen donaciones de placenta o de partes del cuerpo amputadas quirúrgicamente. Esta última opción no es posible en España y en otros países, por cuestiones legales.

Además, el tratamiento de cualquier residuo biológico conlleva un riesgo potencial que se debe conocer perfectamente y saber cómo actuar para evitar posibles contaminaciones. Por manipulación, contacto, incluso por inhalación, podríamos correr un serio peligro por muestras contaminadas. Por no hablar del riesgo al que podríamos exponer a otras personas. Y por cierto, no sabemos si alguien ha pensado en los perros, ¿estarían ellos expuestos a este peligro?

“En Estados Unidos algunos grupos
deciden crear sus propias fuentes
de olor real”

Otra opción que cada vez está ganando más auge son las granjas de cadáveres. En Estados Unidos ya hay varias. En Europa, en 2017 se anunció la creación de una primera granja en Amsterdam pero hasta la fecha no se tienen más datos de ella. Sin duda esta sería una opción magnífica para el entrenamiento de perros de cadáveres, restos humanos, ya que dispondrían de diferentes fuentes de olor en distintas situaciones y con total garantía.

Pero hasta entonces y por las razones mencionadas, puede que las labores de búsqueda de cadáveres y restos humanos no deban ser llevadas a cabo por quienes no pueden ofrecer la mejor garantía de éxito. En cualquier caso, y mientras se consiga una regulación al respecto, la decisión de actuar o no, está en manos del propio grupo y de su ética. Algo que por desgracia no siempre funciona como debiera.


Bibliografía:
• ‘Human Versus Animal: Contrasting Decomposition Dynamics of Mammalian Analogues in Experimental Taphonomy’ – Journal of Forensic Sciences 58(3) · Marzo 2013
• ‘A comparison of human and pig decomposition rates and odour profiles in an Australian environment’ de Zaccariah Knobel y Maiken Ueland–  Australian Journal of Forensic Sciences · Feb 2018
‘Testing the Use of Pigs as Human Proxies in Decomposition Studies’, de Melissa Connor Ph.D.Christiane Baigent M.Sc.Eriek S. Hansen Ph.D. – publicado en Journal of Forensic Sciences · Diciembre 2017
• Libro ‘Taphonomy of Human Remains: Forensic Analysis of the Dead and the Depositional Environment’ Eline M. J. SchotsmansNicholas Márquez-GrantShari L. Forbes · 24 de enero de 2017
• ‘Comprehensive characterization of commercially available canine training aids’ de Christopher A.Tipple, Patricia T.Caldwell, Brian M.Kile, Douglas J.Beussman, BlakeRushing, Natalie J.Mitchell,Christian J.Whitchurch, MartinGrime, RexStockham, Brian A.Eckenrode – Estudio publicado en Forensic Science Internacional · Diciembre 2014
Instrucciones técnicas para los trabajos de exhumación para los portitores de cementerios municipales, Ayuntamiento Vélez-Málaga · 13 de enero de 2011

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: