Quiero ser guía canino de perros de rescate

Este artículo realiza un profundo análisis de la realidad sobre lo que es realmente ser guía canino de un perro de rescate. Qué implica, qué obligaciones hay y qué sacrificios conlleva

ser guía caninoSer guía canino de perros de rescate

PerrosdeBusqueda©|Isabel Herrán

Es algo que a muchos les llama la atención, lo ven como una actividad divertida, incluso con un toque de aventura. Y en demasiadas ocasiones lo que se busca es que ‘mi perro sea un perro de rescate’. Pero hay que ser muy consciente de lo que realmente es ser guía de perros de rescate.
Sin duda tiene mucho positivo y es una labor que llena a quien la realiza cuando se emplea en cuerpo y alma. Pero para eso hay que conocer también la parte negativa, los duros requisitos de esta labor y las realidades que muchas veces no se tienen claras y que no hacen sino dañar la especialidad.

ser guía canino

Mi perro puede ser un buen perro de rescate

Puede ser, pero podría no ser así o simplemente podría enfermar o morir. Hay que ser consciente de que se entra a un grupo, que todo el mundo empleará esfuerzo y tiempo en nuestra formación y que si nos vamos, todo ese trabajo para formar a un guía se habrá perdido.

No deberíamos entrar si sólo pensamos en ser guía canino de nuestro perro. Entramos como guía canino de ese y de otros perros en el futuro. Seremos guía canino de nuestro perro, figurante para trabajar los perros de los demás y compañero de todos. Aunque no nos hagan contrato, es un compromiso a largo plazo.

ser guía canino

Formación teórico-práctica

No debería haber práctica sin teoría ni teoría sin práctica. Ambas se complementan.

Debemos obtener conocimientos básicos y avanzados sobre la herramienta que vamos a utilizar en nuestra labor: el perro. Hay que aprender sobre todo lo relacionado con este animal, desde la base, qué es el perro, adiestramiento canino, psicología canina, problemas de comportamiento, sistemas de aprendizaje, sistemas de entrenamiento… Todo nos va a aportar para en el futuro disponer de un amplio abanico de conocimientos que podamos utilizar cuando sea necesario.

Todo guía canino debería formarse primero como adiestrador canino y después, comenzar la especialización en la disciplina elegida. Es responsabilidad del propio guía conseguir la formación necesaria para poder ingresar en un grupo.

ser guía canino

Mucho entrenamiento, duras condiciones y coste

El entrenamiento de un grupo de rescate debe ser continuo, al menos una o dos veces por semana. Varias horas de entrenamiento, varias veces a la semana, durante todo el año. Y en cualquier circunstancia climatológica, ya que guías y perros deberán estar acostumbrados a trabajar en todo tipo de situaciones, terrenos y temperaturas.

Además, un guía canino de perros de búsqueda de personas debe estar disponible cuando se le requiera para una intervención, de día o de noche, un día o varias jornadas, viajar a otra ciudad o a otro país si fuera necesario.

ser guía caninoLos entrenamientos son sesiones largas en las que se trabaja como guía, como figurante y como ayudante. Hay que caminar, aguantar bastante tiempo escondidos mientras hacemos de figurante, a veces en lugares muy incómodos y sucios. Hay que acompañar y ayudar a los compañeros que trabajan con sus perros. No es pasar un día divertido. Es divertirse trabajando duro.

Y en casa, en el día a día, el entrenamiento del perro continúa porque antes que mascotas, son nuestros compañeros de trabajo y la herramienta que nos permite localizar a las personas sepultadas o perdidas. Hay que educarles, mantener en forma y seguir las pautas que nuestro trabajo requiere.

Y todo eso requiere un desembolso que, cuando se es voluntario, sale de nuestro bolsillo. Formación, equipamiento, mantenimiento del perro, gasolina para los desplazamientos… Podemos recibir ayudas pero desde luego es un desembolso que hay que asumir.

ser guía caninoUn compromiso muy serio y a largo plazo

Ser guía de rescate es una labor que cuando se cumple y se trabaja con el corazón y con el alma, reporta muchos beneficios a quien la desempeña. Pero hay que tener presente las realidades que lo acompañan para que quien realmente quiera hacer esta labor, lo haga desde el pleno conocimiento de lo que supone.

El objetivo es salvar vidas humanas y eso exige un grado de responsabilidad muy alto. El compromiso debe ser pleno, sin cabida para la ambigüedad, la mediocridad o la falta de aspiraciones. Existen multitud de actividades que se pueden realizar con el perro en el plano deportivo y que para quien no quiera o no pueda comprometerse, son muy enriquecedoras. Pero hay que tener muy presente ser guía de perros de rescate no es un hobby, ni una diversión. Es un compromiso de futuro.


Te puede interesar:
Listado de grupos con perros de rescate en España
Ser guía canino especialista “profesional”

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: