Hablemos de los K9 o K-9 o… ¿perros policía?

¿Sabes lo que significa K9? Te desvelamos el secreto de este término, de dónde proviene en realidad y si es correcto o no utilizarlo

K-9

Todos hemos oído hablar de los famosos K9, entendiéndolos como perros policía o militares. Lo que muchos no saben es que el término, en español o en otro idioma que no sea el inglés, en realidad no es correcto.

Pero veamos el concepto original. El término K9 o K-9 (no hay consenso con la forma de escribirlo, si con guión o sin guión,) es inglés. Se trata de un homófono de ‘canine.

Según algunas fuentes, el término apareció originalmente como ‘K-9 Corps’, que es una forma abreviada del Programa de Perros de Guerra del Ejército establecido durante la Segunda Guerra Mundial. Nunca fue un término oficial pero, debido a su conexión homofónica, se hizo muy popular entre la población militar y civil.

Básicamente funciona así:
• ‘Canine’ se pronuncia en inglés key-nayn (leído kinain
• ‘K9’ se pronuncia exactamente igual
Por tanto: K9 = Canine

Como ocurre con muchas palabras en países de habla inglesa/americana se utiliza una sigla, unas letras determinadas que al pronunciarlas suenan igual que un término más largo. Y así se acortan caracteres, se ahorra en escritura. Y a muchos incluso les parece que ‘queda muy chulo’.

Pero, y aquí llegamos al quid de la cuestión, esto ocurre sólo en inglés. En otro idioma no se pronuncia igual y, por tanto, utilizarlo en otro idioma que no sea el inglés, en teoría es incorrecto y no tiene sentido alguno.
En teoría.

Zona K9

Pero K9 es, en sí mismo, perro policía, ¿no?

Sí pero… no exactamente. O no siempre. K9 -en inglés- se utiliza precedido o seguido de una palabra, sustantivo o adjetivo, para determinar o completar el término y darle el significado policial. Por ejemplo: police K9 (perro policía), K9 unit (unidad canina -de policía-), K9 team (equipo canino -de policía-).

Pero: un ‘K-9 puppy’ es un cachorro de perro policía, una ‘K9 unit’ es una unidad canina policial. Luego aquí si está implícito ese significado. ¡Parece que ni en el idioma original se ponen de acuerdo!

En nuestro idioma no hay duda: decir policía K9 o equipo K9 es en realidad incorrecto, ya que estamos mezclando palabras de dos idiomas. A no ser que lo tratemos como… ¿spanglish?

“El término apareció originalmente como ‘K-9 Corps’, forma abreviada del Programa de Perros de Guerra del Ejército establecido durante la Segunda Guerra Mundial”

Y ahora viene lo bueno: si nos vamos a la cuestión puramente lingüistica, ni siquiera es correcto el término K9 en inglés. Una búsqueda en los diccionarios de lengua inglesa-americana nos lo deja claro. Ninguno reconoce el término K9 o K-9:
Cambridge Dictionary
Cambridge Dictionary ( inglés americano)
The American Heritage Dictionary of the English Language

Seguimos indagando y encontramos el término ‘K9 sex’. No, no significa sexo entre perros policía… Es un ‘término genérico para actos sexuales entre humanos y animales’. Suena jocoso pero lo cierto es que se utiliza (como el homófono de ‘canine’) y eso indica que el término ni siquiera es exclusivo de los perros policiales. ¡Esto se complica!

K-9 puppy

¿Homófonos en español?

Podemos concluir que el término proviene de la lengua inglesa-americana y técnicamente carece de sentido en otro idioma, como el español. Por tanto, utilizarlo en nuestro idioma sería técnicamente incorrecto.

No obstante, es innegable que se utiliza, sobre todo en círculos relacionados con especialidades caninas policiales o incluso deportivas. Y también es cierto que para muchos puede considerarse que el ‘K9’ es el ‘perro policía entrenado’, a diferencia del simple ‘canine’, que sería lo que consideramos un perro normal. O su traducción literal: un canino.

De hecho, si quisiéramos utilizar un homófono parecido en nuestro idioma diríamos Knino (canino) o incluso Kn (can) o Knes (canes), utilizando el sonido de nuestra letra K (ca). Aunque seguiría siendo incorrecto, lingüisticamente hablando. Esto ya ocurre en la escritura con el móvil, donde los jóvenes utilizan un código meramente particular que no se ajusta al uso normativo de la lengua española.

Lo que es indudable es que el lenguaje es algo vivo, es una herramienta de comunicación y está en constante evolución. Y que el término prestado K9 parece que ha llegado para quedarse. Luego, como tantas otras palabras que en principio eran incorrectas, quién sabe si terminará por aparecer en el diccionario de la RAE.

Deja aquí tu comentario (debe ser aprobado para que aparezca)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: