El efecto Clever Hans y su relación con errores en la detección canina

Clever Hans fue un caballo famoso, a principios del siglo XX. Gracias a él y a su entrenador, se hicieron numerosas investigaciones. ¿Sabes por qué y qué tiene que ver con los perros detectores?

Efecto Clever Hans

Autora: Carla Simon MD
Traducción: María Fonseca | PerrosdeBusqueda

Los perros son expertos en la expresión corporal humana, pero la comunicación es una vía de doble sentido. Desde el momento en el que estás leyendo este artículo, probablemente te estés desviviendo por entender la comunicación no verbal [del perro]. Pero, ¿cuánto sabes de tu propio lenguaje corporal?

Los perros aprenden a basarse en la expresión corporal (combinándolo con la posición, las señales olfativas, visuales, auditivas y táctiles) para predecir cuándo y dónde es más probable obtener el refuerzo, tal y como se muestra en este vídeo:

Vídeo: Hunter’s Heart

Pero la mayoría de las personas son mucho menos conscientes de su lenguaje corporal y de las señales que involuntariamente transmiten. Esta incongruencia conduce a error y malentendidos en el entrenamiento del perro de detección.

Para ilustrar lo poco conscientes que somos de nuestro propio lenguaje corporal, imagina que estás caminando entre una multitud concurrida.

¿Cómo evitas chocarte basándote sólo en el lenguaje corporal mientras surcas la multitud en concurridos espacios públicos? Cuando alguien se acerca de frente, seguramente diriges tu mirada al espacio vacío del camino que queda a la derecha. Esto indica tus intenciones de adelantarles por ese lado. Si ambos miráis hacia el mismo sitio, seguramente dirijas la mirada a la izquierda, indicando que pasarás por ese lado. A veces todo esto lleva a una danza con un extraño terminando moviéndote de un lado a otro hasta que os ponéis de acuerdo de por dónde pasar. ¿Cuántas veces no has realizado estas interacciones no verbales con o sin tu perro?

Clever Hans
Multitud de peatones se cruzan a diario sin chocarse usando simplemente la expresión corporal. Por lo general no somos conscientes del lenguaje corporal que utilizamos
LENGUAJE CORPORAL Y ERRORES EN PERROS DETECTORES

En la última década se ha incrementado el interés público sobre cómo los perros usan el olfato para detectar todo tipo de cosas, desde chinches hasta el propio cáncer. Hoy, más personas que nunca entrenan perros para detección. Y existe un número creciente de perros domésticos que participan en competiciones de olfato y detección deportiva. Algunos de estos equipos acaban en detección profesional.

Como entrenadora profesional de perros de detección, observo diariamente cómo los guías ayudan a los perros durante el entrenamiento a encontrar el olor escondido, tanto intencionalmente como de forma involuntaria. Durante un ejercicio ciego (donde el guía no conoce la localización del objeto y no puede ofrecer ninguna ayuda) y las habilidades del equipo son puestas a prueba, los problemas pueden presentarse, ya que el perro ha aprendido a esperar las señales de su guía. Encontrar un olor es sencillo pero entrenar un perro a ignorar el movimiento humano y las distracciones del medio, es un proceso mucho más largo y complicado.

CLEVER HANS, EL CABALLO QUE SABÍA CONTAR

Para darse cuenta de toda su dificultad piensa en Clever Hans, un caballo que se hizo famoso por responder preguntas complejas. Parecía contar el número de personas entre el público y hacer matemáticas dando la respuesta correcta golpeando el suelo con el casco.

Tras un año de investigación, el psicólogo Oskar Pfungs concluyó que Clever Hans leía la involuntaria expresión corporal de la persona que le hacía las preguntas, su inclinación de cabeza o las elevación de las cejas (puedes encontrar el libro original de Pfungst aquí). Clever Hans no sólo era capaz de leer a su entrenador sino que podía responder a extraños que no había conocido nunca.

Los jugadores de poker usan habilidades parecidas para detectar señales de sus rivales, que realizan sin ser conscientes de ello cuando están de farol o cuando llevan una mano ganadora. Dicho de otra manera, Clever Hans era incapaz de realizar las hazañas que le hicieron una estrella, sin ver el rostro de la persona que sabía la respuesta correcta. Una de las partes más interesantes de esta historia es que el Profesor Pfungst fue incapaz de controlar su lenguaje corporal lo suficiente como para evitar que el caballo pudiera leerle. Desgraciadamente no se realizó ninguna grabación en vídeo.

Youtube y PerrosdeBusqueda

SEÑALES INVOLUNTARIAS

Patricia McConnel resumió el efecto Clever Hans: “Los propietarios y entrenadores realmente buenos son muy conscientes del problema, pero es más profundo de lo que podrías imaginar… te sorprenderías.   ¿Cuántas diminutas dilataciones de pupilas, inclinaciones de cabeza o cambios de olor no realizamos cada día que nos comunicamos con nuestro perro?

En un estudio de 2011 de Lisa Lit et al., 18 equipos caninos profesionales de detección pertenecientes a fuerzas policiales completaron una serie de búsquedas en diferentes condiciones, sin ningún tipo de target de olor. Es más, todos los guías fueron informados totalmente al revés. Se les dijo que las búsquedas contenían hasta tres targets de olor y que los indicadores de posición de los mismos se presentarían en dos condiciones. Además, para distraer a los perros, los investigadores escondieron salchichas y pelotas de tenis, sin dar ninguna información a los guías sobre estas circunstancias pero sí señalizando la ubicación de la distracción con un trozo de papel rojo.

Los guías fueron agrupados según las siguientes cuatro condiciones:

  • Ningún tipo de distracción en forma de comida o juguete, o indicador  (sin influencia)
  • Cinta adhesiva, sin distracción en forma de comida o juguete (influencia en el guía)
  • Distracción en forma de comida o juguete sin ningún indicador (influencia en el perro)
  • Comida o juguete con indicador (influencia combinada en el guía y el perro)

Durante el experimento, los perros estaban entrenados para “señalizar” sentándose, mediante el ladrido o de las dos formas: sentándose y ladrando cuando encontraban el target de olor.  En el momento que el guía observase el marcaje del perro, éste debería informar al supervisor para que apuntara la ubicación. Los equipos dieron 225 marcajes en falso a pesar de que no existía ningún target de olor real cuando el perro señalizó en ausencia del olor. Se realizaron menos falsos marcajes en las zonas sin indicadores. Los resultados sugieren que las expectativas de los guías afectan en la actuación de sus perros y que los indicadores de papel provocaban un mayor número de marcajes en falso (debido a la intervención humana) frente a las distracciones olfatorias de las salchichas (influencia en el perro).

No sólo el guía influye en las decisiones del perro sino que el entrenador o el examinador pueden interferir incluso más que el propietario (Schmidjell et al., 2012). Numerosos estudios han documentado cómo las señales trasmitidas por los examinadores influyen en las decisiones del perro, incluyendo señales verbales, indicaciones físicas, la proximidad del guía, la mirada, los gestos, la postura, señalar, asentir, girar la cabeza y mirar. Por desgracia, las grabaciones de vídeo de estos estudios son poco corrientes.

DEMOSTRACIÓN EN VÍDEO DEL EFECTO CLEVER HANS

Entonces, ¿cómo podría un adiestrador enviar señales involuntarias a su perro y revelarle la respuesta sobre dónde está escondido el olor? En el primer segmento del vídeo, el guía muestra cómo es el efecto Clever Hans:

Al comienzo del vídeo, el guía le muestra al perro dónde está escondido el olor utilizando el lenguaje corporal. Pasa directamente los dos primeros objetos (sin olor de referencia), entonces se detiene junto al olor escondido. Bloquea al perro para que no retroceda, orientando sus hombros, caderas y punta de los pies hacia el olor, manteniéndose de pie hasta que el perro lo encuentra. Acorta la correa y gesticula con el brazo hacia la dirección correcta. Otros guías interfieren incluso más manteniéndose frente al perro y señalando el objeto donde creen que está el olor repitiendo el comando ‘¿dónde está?‘, arrodillándose con comida en la mano. Mientras que muchos entrenadores enseñan a sus perros a tumbarse con comida haciendo luring hacia el suelo, esto frecuentemente provoca que el perro se tumbe respondiendo al movimiento del guía en vez de seguir la señal olfativa.  Si el marcaje del perro lo realiza adoptando la postura de tumbado, esto puede conllevar a un marcaje en falso.

En la última demostración del video el ejercicio se realiza con menos ayuda, ya que el guía está sentado a cierta distancia, detrás del perro y fuera de cámara. Cabe mencionar que el guía aún podría estar enviando señales al perro, tales como gestos faciales microscópicos, cambios en el ritmo respiratorio, señales táctiles cuando manda al perro, la dirección a la que está orientando el cuerpo, hacia dónde mira, quizá incluso hasta con los cambios de olor de su propio cuerpo. Pero en general, la intervención del guía es menos evidente.

CÓMO MINIMIZAR EL EFECTO CLEVER HANS EN EQUIPOS DE DETECCIÓN COMPRENDIENDO EL LENGUAJE CORPORAL

La comprensión del lenguaje corporal puede ayudar a los entrenadores a tener éxito en el entrenamiento de perros detectores para que busquen de forma independiente en un ‘punto a punto’. El punto a punto’ son búsquedas en contenedores. Consiste en varios objetos de apariencia idéntica que sólo se distinguen por el olor. Por ejemplo, el vídeo muestra ocho tubos de PVC, sólo uno de ellos esconde el objeto de olor mientras que los demás no tienen target de olor. Estas alineaciones pueden incorporar cualquier tipo de objeto, desde regaderas hasta jeringas de cocina enterradas en la nieve.

ENTRENAR LA BÚSQUEDA AUTÓNOMA

Para minimizar la influencia del guía sobre el perro de detección, el primer paso es entrenar la búsqueda sin correa, de forma autónoma. En comparación, comenzar sosteniendo un contenedor de target de olor en la mano implica incorporar a la persona en la imagen mental del perro de la búsqueda. El entrenador y el guía deben eliminar su intervención tan pronto como sea posible saliendo fuera de escena.

VARIAR EL ÁNGULO DE APROXIMACIÓN, LA POSICIÓN DEL PERRO Y EL GUÍA

Si sólo entrenas en una orientación, tu perro tendrá un patrón para anticipar la localización del olor basándose en las señales habituales de la postura del guía. Con el tiempo, varía el ángulo con el que tus pies, caderas y hombros se orientan hacia la búsqueda. Cambia además la posición del perro y del guía independientemente. Y asegúrate de estar a la izquierda, derecha, delante y después de la muestra.

Un perro de detección de chinches realiza una búsqueda en una alineación de tubos de PVC de forma autónoma, sin correa, a distancia del guía (sentado fuera de cámara) y marcando inmóvil sin apartar la mirada. Fotografía © 2019, Hunter’s Heart.
VARÍA EL MOVIMIENTO DEL GUÍA

Para entrenar bien a tu perro en ejercicios de detección en alineaciones y sin ayuda alguna por tu parte, deberías entrenar dos tipos de movimientos:

  • Sin movimiento del guía. Empieza por mantenerte fuera de la imagen mental del perro. Permanece en mitad de la habitación o bien detrás del perro observando la búsqueda y esperando para marcar el instante en el que encuentra el olor.  Si el guía no está en la escena desde la primera sesión, el perro aprende que su trabajo es buscar y encontrar el target de olor de forma autónoma. Trabaja hasta sentarse después de mandar al perro buscar y luego mantente fuera de la habitación mientras éste realiza el ejercicio.
  • Guía en constante movimiento. Una vez que el perro entiende que su trabajo es alejarse del guía para buscar y encontrar de forma autónoma el target de olor, puedes añadir al guía en la escena como un elemento de distracción. Ponle la correa y continúa moviéndote al mismo ritmo hasta que dé con la fuente de olor y la marque. No pases a toda velocidad los objetos ‘fríos’ y te detengas en los ‘calientes’.  Continúa moviéndote hasta el final. Cuando el perro vaya al origen del olor, puedes marcar a uno o dos pasos y premiar en la fuente. El perro debería aprender a permanecer tranquilamente en el punto de origen del olor, en vez de seguir el movimiento del cuerpo del guía.
ENTRENAR INDICADORES INDEPENDIENTES

Por otro lado, recomendamos enseñar al perro a marcar e indicar el lugar exacto del olor independientemente de la posición y movimiento del guía. Nosotros utilizamos los protocolos del Instituto Escandinavo de Perros de Trabajo. Estos protocolos enseñan al perro a encontrar su pelota alejados del olor y marcan su localización en una postura inmóvil y mirando fijamente al juguete. Una vez que el perro encuentra y marca de forma fiable el juguete, añadimos el target de olor a éste. El proceso de corrección enseña al perro a continuar marcando, independientemente de los movimientos del guía. Como caminar en círculos a su alrededor, acariciarle, ponerle un gorro, etc. Entrenar estas habilidades primero lejos del olor, minimiza el riesgo de posibles asociaciones negativas cerca del olor cuando tu perro decide seguirte y resuelve los problemas antes de añadir el target de olor.

EJERCICIO DOBLE CIEGO

Asumiendo que el efecto Clever Hans ocurre al menos parte del tiempo del ejercicio de detección, la expresión corporal de todos los humanos presentes puede provocar errores en la acción del perro. Y esto incluye al examinador, al supervisor, a los espectadores y al guía. Cada perro responderá de manera diferente a señales concretas dependiendo de su entrenamiento, experiencia, relación y personalidad. Es muy probable que los perros estén influidos realmente por la suma de todas las señales que perciben.

Una solución posible es practicar tantas búsquedas ciegas como sea posible y cuanto antes. En los ejercicios de doble ciego, ninguna de las personas que saben dónde se esconde el olor permanece presente en el escenario de búsqueda. Esto ayuda a minimizar la intervención humana y permite concentrarse en la actuación autónoma del perro. Consulta las World Detector Dog Certification Guidelines (PautasPInternacionales de Certificación de Perros Detectores) para conocer el procedimiento completo de realización de pruebas de doble ciego.

En nuestras clases, otro entrenador capacitado esconde el olor en unas habitaciones concretas y luego deja notas o mapas detallados, para indicar el lugar exacto donde fue escondido. Introduce los resultados en un sobre que entrega al entrenador y se marcha. El entrenador observa al equipo buscando, contempla su comportamiento y se asegura de que no hacen trampas (buscando con la vista) y de que no se interfiere en el ejercicio del perro. Una vez completado, el guía registra dónde tuvieron lugar los marcajes. Es entonces cuando se abre el sobre para comprobar si el equipo ha tenido éxito o no. Luego el entrenador informa dando explicaciones de cómo han viajado las partículas de olor, cualquier punto que mejorar y ofrece planes de entrenamiento específicos.

Si el efecto Clever Hans no ocurre, los ejercicios de doble ciego no son necesarios. Pero en el caso de que sí ocurra, haremos todo lo posible para minimizar sus efectos. Además de ejercicios de doble ciego, ofrecemos también una serie de escenarios de entrenamiento.

En conclusión, los perros son expertos intérpretes del lenguaje corporal, mientras que los humanos son relativamente conscientes de las señales que envían. Esto puede llevar al efecto Clever Hans y a errores consecuentes. Una planificación cautelosa puede ayudar a minimizarlos, entrenando a los perros detectores a buscar y marcar el target de olor independientemente de su guía y de cualquier persona presente en el escenario de la búsqueda.


REFERENCIAS

Lit, L. et. al (2011) Handler beliefs affect scent detection dog outcomes. Animal Cognition 14, pp.387-394
Schmidjell, T. et. al (2012) Do owners have a Clever Hands effect on their dogs? Results of a pointing study. Frontiers in Psychology 3, p.558


Autora: Carla Simon
Artículo original
Traducción: María Fonseca | PerrosdeBusqueda
Vídeos: Hunter’s Heart
Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso de su autor y de este medio

Deja aquí tu comentario (debe ser aprobado para que aparezca)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: