Personalizar los ejercicios de búsqueda… ¡no ahorres!

No personalizar los ejercicios, esconder al mismo figurante para todos los perros… ¡Cuidado! Por ahorrar tiempo podríamos estar perjudicando el entrenamiento de nuestros equipos

Personalizar los ejercicios

En el entrenamiento de los perros de búsqueda y detección hay grupos que recurren a una práctica que puede parecer inocua en su planteamiento. Se trata de preparar el mismo ejercicio para todos los perros y ahorrar así tiempo y trabajo en la preparación de los ejercicios.

Esto quizás ocurre con más frecuencia en los entrenamientos de búsqueda de personas en escombro. Hay grupos que en sus entrenamientos esconden un figurante con un montón de premios y a cada perro le entregan el suyo por un agujero. Y tiene lógica, por lo que significa tener que estar poniendo y quitando escombro con cada ejercicio.

Lo que quizás no se está teniendo en cuenta al realizar esta práctica es que, no personalizar los ejercicios podría estar perjudicando el entrenamiento y, por tanto, el desempeño de los equipos caninos.

Aprende a conocer a tu perro

Personalizar no es perder tiempo, ¡al contrario!

Lo cierto es que es muy probable que el hecho de ahorrar ese tiempo en la preparación de los ejercicios, en el futuro incremente el tiempo de entrenamiento de cada equipo. Esto ocurre porque estamos obviando el hecho de que cada perro tiene sus propias necesidades en cada ejercicio y en cada momento. Y, si no tenemos eso en cuenta, el entrenamiento se verá afectado, con lo que ello conlleva.

Hay varias razones por las que no debemos utilizar esta práctica:

No hay juego con el figurante

Primero de todo y básico, en las primeras fases del entrenamiento y hasta realizar ejercicios avanzados, es muy necesario que el figurante premie al perro y juegue con él. Esto significa que salga de su escondite, que cuando esté tapado abran o se abra la “tapa” a medida que el perro señaliza (ladra), etc… y que juegue, que interactúe con el animal.

Es vital que se trabajen bien todas esas etapas – de forma gradual-, en el entrenamiento de cada equipo canino de búsqueda de personas sepultadas. Y esto, con un figurante escondido con todos los premios, no es posible.

Personalizar los ejercicios

Cada perro tiene unas necesidades

Por otro lado, durante toda su etapa de entrenamiento y hasta haberlo completado, es decir, hasta su operatividad, cada perro y cada ejercicio van a requerir una determinada actuación por parte del figurante o del guía. Y después, según la actuación del perro, habrá que proceder de una forma o de otra. Y esto se consigue sólo con la preparación previa del ejercicio y con previsión de posibles errores o contratiempos.

Y aquí se añade otro factor importante: el figurante podría variar en función del perro y del ejercicio que vamos a entrenar.

Peligro de asociación incorrecta

Si realizamos esta práctica con asiduidad, nos estamos arriesgando a que los perros aprendan lo que no deberían aprender. Que la víctima/figurante está escondida donde hay olores de otros perros que señalizaron antes. O que la víctima/figurante está siempre rodeada de olores de juguetes (¡y huelen mucho!). Que donde no hay todos estos indicios es probable que no haya nadie… Si el perro llega a hacer estas asociaciones -y los perros aprenden muy rápido-, sería muy perjudicial para su futuro desempeño.

Tenemos el ejemplo de las pruebas operativas. Aunque son casos concretos, de repetirse con frecuencia los perros podrían llegar a asociar, a aprender, todas estas ‘señales’ extras que les facilitarían la localización. Y por eso es recomendable cambiar a los figurantes cada cierto tiempo.

Te puede interesar:
Figurante de los perros de rescate: una gran responsabilidad

Lo barato sale caro

En definitiva y para concluir, es más que recomendable emplear tiempo en preparar ejercicio, valorando todas las posibilidades. Y es necesario personalizarlo a cada perro y a sus necesidades en función de su nivel o etapa de entrenamiento.

Aunque personalizar los ejercicios de cada equipo aumenta considerablemente los tiempos de entrenamiento del grupo, es la forma de mejorar sustancialmente los entrenamientos y, por consiguiente, los resultados. Y estos resultados son el objetivo único de cualquier grupo operativo de rescate.

Por eso no debemos ahorrar nunca en estas cuestiones, porque a la larga nos puede salir muy caro.

Nos gustaría saber tu opinión

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: