Perros que detectan restos humanos antiguos

Lobo

8 de Noviembre (PerrosdeBusqueda)

Ya sabemos la utilidad de los perros en cualquier labor de detección que requiera de su increíble olfato. Hay perros para buscar personas, narcóticos, explosivos, incluso los hay que detectan partículas cancerígenas, gluten y hasta moho y chinches en los hogares. Las posibilidades parecen no tener fin.

Ahora en nuestro país tenemos una especialidad, hasta hace poco desconocida: los perros detectores de restos humanos antiguos. Víctimas de la guerra que fueron enterradas y que ahora, muchos años después, podrán ser por fin localizadas.

Unidad canina antropología-Aranzadi

La sociedad de ciencias Aranzadi, dirigida por el forense Francisco Etxeberria, es la que se encarga de dirigir este proyecto y para ello utiliza en su sección de antropología, como una herramienta más, el olfato canino.

Una unidad canina dirigida por el adiestrador Angel Rodriguez Larrarte se encarga de realizar labores de ubicación de fosas con cuerpos o evidencias que lleven a su localización. La unidad cuenta con Lobo, un pastor alemán de 5 años y dos cachorros de 6 meses de la misma raza  que en breve comenzarán su formación.

ConfosaLa formación de estos canes consiste en entrenarles para localizar y señalizar el olor de un cadáver humano en cualquier circunstancia: huesos humanos, tierra con restos cadavéricos, ropa o cualquier resto humano. Los animales aprenden a trabajar en orificios taladrados en el suelo, en las paredes, en cualquier lugar. El marcaje que realizan para avisar de que han localizado el olor es activo, lo que significa que el perro ladra o rasca cuando detecta el olor. Actualmente la unidad está introduciendo otro tipo de marcaje, llamado pasivo, que consiste en que el perro se sienta o se tumba, sin tocar la zona del olor, con el fin de no dañar los restos.

Lo más importante de esta unidad es que está integrada dentro de un equipo multidisciplinar compuesto por historiadores, antropólogos, forenses, técnicos en georradar, la unidad canina y otras especialidades, todos fundamentales para lograr óptimos resultados en esta complicada tarea.

En Euskadi el Gobierno Vasco cubre los gastos de las investigaciones y operativos. En el resto del Estado son las asociaciones de víctimas y familiares los que se encargan de la financiación de estos trabajos. Además, la unidad no cobra por su trabajo, sólo requiere los costes de los gastos de desplazamientos, alquiler de maquinaria o cualquier otro gasto externo.

Todos los operativos que realizan son de manera oficial, con todas las garantías legales, máxima profesionalidad y bajo estricto control judicial. En caso de localización, los restos humanos se recogen, estudian, identifican y, en caso positivo, se entregan en un acto institucional a los familiares. El equipo se desplaza a cualquier parte del mundo si hay un requerimiento formal. Su web es: aranzadi-zientziak.org.

Una vez más se demuestra que el olfato del perro es una de las herramientas imprescindibles en cualquier trabajo de detección de olores. Y una vez más nos sorprenden con sus habilidades y cómo éstas pueden aplicarse a investigaciones de todo tipo.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies