Los perros de restos biológicos, determinantes en la detención de la banda de Ismael, ‘el terror de Vallecas’

La banda de Ismael pretendía secuestrar y torturar a cinco empresarios

GC en caso Banda Ismael3

Un perro detector de restos biológicos inspecciona el sofá

5 de Octubre
(Fotos y video)

Los perros de restos biológicos de la Guardia Civil han desempeñado un papel determinante en la detención de la peligrosa banda de Ismael ‘el terror de Vallecas’, dentro de lo que se ha denominado “Operación Periplo”

La operación “Periplo”se ha desarrollado de manera conjunta entre la Policía Nacional y la Guardia Civil y ha permitido desarticular una peligrosa y activa organización que presuntamente se dedicaba al secuestro y tortura de sus víctimas con fines económicos. La organización desarticulada, compuesta íntegramente por ciudadanos españoles, estaba detrás del secuestro, tortura y asesinato de un joven gaditano cometido el pasado 5 de agosto. Los detenidos, además de usar chalecos antibalas, se desplazaban siempre portando pistolas municionadas y listas para ser utilizadas.

Los hechos tuvieron lugar cuando los guardias civiles del Equipo de Delitos Contra las Personas recibieron una denuncia de un posible secuestro de un joven chiclanero denunciado por su propia esposa.

Tras la inspección ocular llevada a cabo por los agentes de la Guardia Civil en el domicilio de la víctima tras la denuncia, se comprueba que en el domicilio de la pareja se habían inutilizado los sistemas de seguridad y se había revuelto toda la casa. Posteriormente la Policía Nacional localizó el cuerpo sin vida de D.M.C. en un paraje situado tras el Hospital Clínico de Puerto Real (Cádiz).

Tras las primeras investigaciones conjuntas y el análisis forense del cuerpo, todo indicaba que los asaltantes habrían utilizado una extrema violencia con la víctima y que contaban con una infraestructura logística para llevar a cabo este crimen. Continuando con las investigaciones se localizó a otras personas del entorno del desaparecido, los cuales también habrían sido retenidos contra su voluntad, llegando a resultar herida una de ellas.

Tras una minuciosa investigación los agentes llegaron a la conclusión de que sobre la medianoche del 4 al 5 de agosto, un grupo de personas secuestraron a D.M.C. en las proximidades de unas caballerizas de su propiedad, trasladándolo a una vivienda de El Puerto de Santa María. Una vez allí fue inmovilizado y torturado mientras le exigían una importante suma de dinero.

GC en caso Banda Ismael-2

El perro indica la presencia de restos humanos

De madrugada trasladaron a la víctima hasta una vivienda de Sanlúcar de Barrameda, a la cual accedieron con engaños, reteniendo e hiriendo a sus moradores, uno de los cuales recibió dos puñaladas en la pierna y en el glúteo. Registraron el interior de la vivienda, pero al no encontrar lo que buscaban se llevaron a una de sus victimas a otro domicilio, donde finalmente localizaron enterrada en el jardín la cantidad de dinero que buscaban.

Los asaltantes actuaron en todo momento con el rostro oculto con caretas y armados con pistolas, llevándose con ellos a D.M.C. y anunciando que lo matarían, amenaza que finalmente cumplieron. Tanto el vehículo de la víctima como otros dos que robaron en Jerez y Cortadura, utilizados esa noche, fueron localizados ardiendo para evitar la obtención de huellas y dificultar la investigación.

La operación ha sido desarrollada por el equipo de delitos contra las personas de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cádiz, el Equipo Central de Inspecciones Oculares de la Guardia Civil, cuya participación ha sido clave en la recogida de restos biológicos en el domicilio de Puerto de Santa María donde se llevó a cabo el asesinato, y el Grupo de Guías Caninos de la Guardia Civil especialistas en búsqueda de restos biológicos. También han intervenido agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, del Grupo de Reserva y Seguridad número 1 (Madrid) y la Unidad de Delitos Violentos del Cuerpo Nacional de Policía de Cádiz, los Grupos XIII y XI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, así como Unidades de Seguridad Ciudadana tanto de la Guardia Civil como del Cuerpo Nacional de Policía. La ‘operación Periplo’ sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones en las próximas fechas.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies