Perro detector… fumador pasivo

¿Qué ocurre cuando un perro detector convive con un guía fumador? Como fumador pasivo, ¿se vería afectada su capacidad en el trabajo?

fumador pasivo

Es un hecho que un perro convertido en fumador pasivo está siendo expuesto a los peligros inherentes al tabaco. El humo del tabaco está relacionado con cáncer nasal y de pulmón en perros. Además, aquellos animales que viven en un hogar donde se fuma tienen tendencia a sufrir alteraciones respiratorias.

Pero no es solo ese el problema. Lo grave es que estas alteraciones respiratorias podrían mermar su capacidad pulmonar, reduciendo su resistencia y su capacidad olfativa.

La disminución de la capacidad olfativa podría poner en peligro vidas humanas

Recientemente publicábamos en PerrosdeBusqueda un artículo sobre cómo afecta la contaminación a los perros detectores. Al parecer y según diferentes estudios, la exposición a la contaminación ambiental podría estar vinculada a una olfacción dañada y debilitada, lo que afecta directamente a nuestros compañeros detectores.

La pregunta por tanto es imposible de evitar: ¿entonces qué ocurre con los perros que viven en el hogar de un fumador? ¿se convierte en fumador pasivo y su olfato podría verse alterado?

Cuando hablamos de disciplinas deportivas no tendríamos más preocupación que el hecho de que, como obligado fumador pasivo, nuestro perro esté expuesto a los riesgos que ello supone para su salud. Pero si además el trabajo del perro afecta a la seguridad o implica vidas humanas, ya se convierte en algo muy serio y que debería preocuparnos.

fumador pasivo

Un perro de explosivos necesita tener su olfato al 100%. Respirar humo de tabaco podría estar mermando su capacidad olfativa.

Perros de búsqueda de personas, detección de drogas, explosivos, alerta médica o de cualquier otra especialidad relacionada con el olfato de nuestros canes, podrían verse seriamente perjudicados si el animal convive en un ambiente donde se respira humo.

 Una razón más para dejar de fumar

Muchos fumadores han dejado este hábito cuando han sido conscientes de los dañinos efectos que el tabaco puede provocar a sus mascotas. Y curiosamente, un reciente estudio mostró que algunas personas dejaron de fumar porque les preocupaba más perjudicar a sus mascotas que a su propia salud.

Dejar de fumar no es fácil pero si se encuentran las razones que nos ayuden a cambiar nuestra forma de verlo, es perfectamente posible. Y esta podría ser una estupenda razón para que aquellos fumadores que trabajan con perros detectores tomen una decisión que mejorará su vida y la de sus mascotas.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies