Un perro de rescate electrónico

Científicos han desarrollado lo que podría ser un perro de rescate electrónico muy especial: el artilugio más pequeño y más barato, capaz de detectar personas a través del olor 

perros de rescate electrónicos

Lo primero que afirman los propios científicos de este proyecto es que los perros siguen siendo los mejores en las labores de búsqueda. Su sensible olfato puede ayudarles a localizar personas atrapadas tras terremotos o avalanchas. Sin embargo, como el resto de criaturas, los perros necesitan descansar de vez en cuando. Además, no siempre pueden presentarse inmediatamente en las zonas de catástrofe ya que los equipos caninos deben trasladarse, en ocasiones, desde largas distancias.

Ahora, un nuevo dispositivo de medición, creado por investigadores del Instituto Federal de Tecnología de Zurich (ETH), dirigido por Sotiris Pratsinis, Profesor de Ingeniería de Procesos, estará siempre listo para ser utilizado.

Los científicos habían desarrollado previamente pequeños sensores de gas, altamente sensibles a la acetona, amoníaco e isopreno -todos ellos productos metabólicos que emitimos en pequeñas concentraciones a través de la respiración o de la piel. Ahora han logrado combinar estos sensores con un aparato que incorpora dos sensores comerciales de CO2 y de humedad.



Huella dactilar química

Según se ha demostrado en los tests de laboratorio realizados en colaboración con científicos de Austria y Chipre, esta combinación de sensores podría ser muy útil a la hora de buscar personas atrapadas. Para recrear un simulador de atrapamiento, los investigadores utilizaron una cámara de ensayo en el Instituto para la Investigación de la Respiración de la Universidad de Innsbruck, en Dornbirn. Los voluntarios permanecieron en la cámara durante dos horas.

Según Andreas Güntner, postdoctorado del grupo de Pratsinis y autor líder del estudio, publicaba en la revista Analytical Chemistry que “la combinación de sensores para diferentes componentes es importante, ya que las sustancias individuales podrían provenir de otras fuentes que no sean humanas. Por ejemplo, el COpodría provenir tanto de una persona sepultada como de un fuego.”
La combinación de varios sensores proporciona a lo científicos indicadores más confiables de la presencia de personas.

perro de rescate electrónico

Los tres sensores desarrollados en ETH Zurich. (Foto: ETH Zurich / Andreas Güntner)

Adecuado para zonas inaccesibles

Los investigadores demostraron además que hay diferencias entre los componentes que emitimos a través de nuestra respiración y los que provienen de la piel. La acetona y el isopreno son sustancias que exhalamos normalmente. Sin embargo, el amoniaco se suele emitir a través de la piel.

En los experimentos realizados en el simulador de atrapamiento, los participantes utilizaron una máscara de respiración. Durante la primera parte del experimento el aire exhalado se canalizó directamente fuera del habitáculo. En la segunda parte permaneció dentro. Esto permitió a los científicos crear perfiles diferenciados de emisión de la respiración o de la piel.

Los sensores de gas desarrollados por ETH tienen el tamaño de un pequeño chip de ordenador. Según Pratsinis, “son tan sensibles como la mayoría de los espectómetros de movilidad iónica, que cuestan miles de francos suizos y tienen el tamaño de una maleta”. Y añade: “Nuestra combinación de sensores fáciles de manejar es, con diferencia, el dispositivo más pequeño y más económico suficientemente sensible para detectar personas atrapadas. El siguiente paso será probarlo en condiciones reales para comprobar si es adecuado para que sea utilizado en búsquedas tras terremotos o avalanchas”.



Inventos que se complementan

Es cierto que existen dispositivos que ya se están utilizando en búsquedas de este tipo pero funcionan con micrófonos y cámaras. Por tanto, solo pueden ayudar a localizar personas atrapadas que sean capaces de hacerse oir o que se puedan ver entre el escombro. La idea de los científicos de ETH es complementar estos aparatos con sensores químicos. Actualmente están buscando socios industriales o inversores que financien la construcción de un prototipo. Drones y robots podrían ir también equipados con sensores de gas, permitiendo que las zonas que tengan difícil acceso o que sean inaccesible también sean chequeadas. Otras posibles aplicaciones podrían ser la detección de polizones y ayudar a exponer la realidad del tráfico humano.

No hay más que ver los nuevos inventos que van apareciendo para imaginar las posibilidades si se unen estos sensores a aparatos como el de este vídeo:

Fuente: https://www.ethz.ch/en/news-and-events/eth-news/news/2018/05/electronic-rescue-dog.html
Traducción: PerrosdeBusqueda©

¿Te ha gustado? ¡Compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: