Maya, un perro detector de heces de koala

Gracias al trabajo de Maya ahorran meses de laboriosas búsquedas del terreno

10-07-2014

Maya con Romane Cristescu (John Mccutcheon)

Romane Cristescu llevaba meses rastreando el hábitat del koala en busca de sus heces, como parte del programa de conservación de koalas del Sunshine Coast Council. La tarea se complicaba demasiado y Romane pensó que debía haber una manera más sencilla de encontrarlas.

Romane conoció entonces al entrenador canino Gary Jackson, quien rescató a Maya de una perrera, la sometió a un intenso entrenamiento durante dos meses y hace unos tres años se la entregó a Romane. Ella debía mantener el entrenamiento en la detección de las heces y evitar que se distrajera con la caza, ya que no es deseable un perro entrenado para la conservación que persiga la caza.

Maya tenía 12 meses cuando la encontraron en el refugio y fue seleccionada expresamente para este propósito. Es un cruce de Border Collie con un increíble impulso por una pelota de tenis. Además, puede ir por un parque nacional y no resultar peligrosa para ningún animal.

En cuanto encuentra las heces – a veces no tarda ni un minuto – se tumba. Y entonces se puede averiguar si es de una colonia reciente, si están de paso o si son una colonia permanente.

Maya es el único perro entrenado profesionalmente en la detección de heces de koala del mundo y trabaja con el Sunshine Coast Council en su programa de conservación de koalas.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies