La estatua del primer perro de acelerantes del mundo

Mattie, el primer perro detector de acelerantes del mundo, tiene una estatua como homenaje permanente a su labor y a la labor de tantos perros en el pasado, en el presente y en el futuro

perro de acelerantes

El primer perro de acelerantes en la historia fue una Labradora negra llamada Mattie. Una perra que la policía de Connecticut adquirió en la Guide Dog Foundation y a la que empezaron a entrenar en 1986.

Hubo una perra anterior llamada Nellie, otro labrador que terminó el programa de entrenamiento en 1984. Pero Mattie fue la primera canina certificada como perro de acelerantes.

Durante su entrenamiento, Mattie aprendió a detectar 17 olores diferentes, incluso en cantidades minúsculas, de los diferentes líquidos inflamables. Cuatro meses después de comenzar su entrenamiento comenzó a intervenir en situaciones reales.

Participó junto a su guía Douglas Lancelot en unas 400 investigaciones de incendios provocados. En 1992, ambos se retiraron y Mattie murió en 1994.

Desde 2017, hay un monumento que recordará su gran labor. Se trata de una estatua de bronce a tamaño natural y con una pasarela de ladrillo que rendirá un homenaje permanente a Mattie y a todos los perros de acelerantes del pasado, del presente y del futuro, en el estado de Connecticut.

La estatua además será un símbolo del lugar que ocupará Connecticut en la historia por haber creado el primer laboratorio del mundo dedicado a los perros de detección de acelerantes.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies