“El Perro Sanitario”: el deporte de buscar personas

Si alguna vez has pensado en practicar una disciplina de búsqueda de personas como hobby, mira este deporte suizo llamado el Perro Sanitario. ¡Seguro que te apetece probar!

Perro Sanitario

En Suiza, donde la cultura del perro de trabajo está muy avanzada, desde hace muchos años hay una disciplina deportiva con perros muy interesante: “El Perro Sanitario”.

El Perro Sanitario es una disciplina basada en la especialidad más antigua en lo que se refiere a perros de rescate. Durante la Primera Guerra Mundial, el perro fue el ayudante ideal del cuerpo sanitario. Miles de heridos eran localizados, rescatados y curados gracias a la ayuda de estos animales. Durante la noche, después de que el ruido de la batalla cesara, los Perros Sanitarios eran enviados a los campos de batalla en busca de posibles heridos.

Inicialmente, para indicar que habían encontrado un herido, los perros tomaban un objeto suyo (la gorra o algo que llevara el soldado) y se la llevaban al guía. Pero como este sistema a veces resultaba problemático, se empezó a colgar del collar del perro un trozo de cuero de unos diez centímetros de largo llamado “Bringsel”. Cuando el perro localizaba un herido, tomaba el bringsel con la boca y volvía al guía para llevarlo hasta donde se encontraba el soldado herido. La señalización con ladrido no era posible por razones tácticas, ya que habrían alertado al enemigo de su posición.

Perro Sanitario

En la actualidad, esta disciplina recrea la misma dinámica, siguiendo un reglamento y como actividad deportiva. No debe confundirse en ningún momento con el trabajo real, se trata únicamente de una forma de aprender y disfrutar con los perros, haciendo una de las cosas que más les gusta y que hacen instintivamente: buscar a través de su olfato.

El funcionamiento es sencillo: El perro deberá buscar tres figurantes (tumbados) y una mochila. Hay una línea de base por la que se mueve el guía, de 200, 300 o 400 metros y en un tiempo estimado, dependiendo del grado de la prueba (hay tres grados). El perro es enviado a 60 metros a derecha y a izquierda, hasta que encuentra a alguien o recibe la orden de volver. Si encuentra alguien, aunque reciba la orden deberá centrarse en el figurante. Una vez localizado, el perro toma el bringsel con la boca y regresa junto a su guía para llevarle de regreso junto al figurante. Allí, el perro se tumba frente a ella (en el vídeo, el perro está en un nivel en el que el bringsel se lo entrega la “víctima”).

En España no existe aún una disciplina así, afortunadamente poco a poco va creciendo nuestra cultura con respecto al perro de trabajo. ¡Sería interesante incorporarla como una actividad más en los clubs caninos!

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: