Quiero ser adiestrador, guía canino, ¿dónde consigo buena formación?

En el mundo del perro hay un grave problema que, lejos de solucionarse, parece que se agrava cada vez más. La oferta formativa está plagada de incursiones no profesionales cuyo objetivo no es impartir una buena formación sino lucrarse

buena formación

Isabel Herrán | PerrosdeBusqueda ©

Desde que comenzó la pandemia se ha disparado la oferta formativa. Cada vez hay más y cada vez está más a alcance de todos. Pero lo que debería ser una buena noticia por desgracia se ha convertido -en demasiadas ocasiones- en lo contrario. Ahora la pregunta que más se hacen los futuros adiestradores y guías caninos es: ¿a qué curso me apunto? ¿con quién me formo? Porque es un hecho que no todo el que se decide a dar formación está preparado para dar formación.

Conozco muy bien este tema, como alumna y también como formadora. Además trabajo en la divulgación de eventos formativos. Y son muchas las personas que me piden consejo a la hora de acudir a formarse y que se sienten perdidas con tanta oferta formativa. Quieren saber dónde obtener una buena formación.

En este artículo voy a tratar de exponer esta triste realidad y también cómo saber reconocerla. Cómo evitar que te engañen y cómo invertir tu dinero y tu tiempo de la mejor forma. No hay soluciones infalibles ni todo es lo que parece pero sí al menos podemos intentar ser capaces de diferenciar entre una formación mediocre y otra que realmente merezca la pena.

PerrosdeBusqueda en Youtube

La falta de regulación y las plataformas virtuales: el paraíso de los falsos formadores

Una de las lacras del mundo del perro es la ausencia de una correcta regulación a nivel general y sobre todo en las especialidades operativas. Y una de las consecuencias directas de esto es que cualquiera puede impartir formación. Cualquiera puede autodenominarse adiestrador, educador canino, instructor, coach, experto o el título que se quiera asignar. La cuestión es si además de todos estos títulos, hay una verdadera capacidad formativa.

Impartir formación no es una tarea que pueda desempeñar todo el mundo. Y un mal formador, además de no aportar la formación adecuada, puede resultar muy dañino para el alumno… e indirectamente para la especialidad. Y cuando esa especialidad, como ocurre en muchos casos, está enfocada operaciones que implican un riesgo para vidas humanas -rescate, drogas, explosivos…-, estamos ante un problema muy grave y que incluso deberíamos denunciar.

A esto hay que añadir que en el último año se ha producido un boom de las plataformas virtuales que facilitan la formación online. Son sin duda herramientas de gran utilidad, pero siempre y cuando se hagan de forma correcta y no como meros dispensadores de incautos alumnos para engordar un hueco negocio formativo.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en los tutoriales de Youtube, que son gratuitos. Algunos son magistrales pero otros son simples panfletos copiados de diferentes medios para cubrir minutos y programas y tratar de ganar dinero -en publicidad de Youtube- engañando. Eso son, simple y llanamente, estafas. Pero lo cierto es que son difíciles de denunciar si no es por los propios alumnos. Y como estos aún carecen de conocimientos, es muy difícil que tengan el criterio suficiente para denunciar lo que consideran que es un engaño y que no cubre sus necesidades formativas. Además, como no hay regulación, no pueden denunciar que alguien sin conocimientos está haciéndose pasar por formador.

homologados y certificados

Formadores no formados

Este es, sin duda, el problema de base. Es un hecho conocido que hay muchos formadores que basan sus seminarios en temarios copiados de otros formadores, más algo de su corta, escasa y muchas veces errada experiencia. Asistir a un seminario y copiar sus contenidos ha sido el único esfuerzo para tratar de lucrarse después a costa de ese pirateo y del engaño hacia los futuros alumnos, que confiarán en su valía.

También se da el caso de formadores que creen estar capacitados por haber realizado ellos mismos algún curso. O incluso por llevar tiempo en el mundo del perro, aunque en su vida hayan recibido formación teórica. Aquí sería la ética de cada uno la que debería poner los límites, pero la ética no siempre acompaña los objetivos de algunas personas.

Pero ¿cómo detectarlo? ¿Cómo saber si un formador no está formado o si la formación que nos ofrecen no es la adecuada? Es complicado pero no imposible. Aquí tienes algunos casos muy claros que delatan lo contrario a una buena formación. Y sobre todo, cómo evitar regalar tu dinero y también tu tiempo, que es también muy valioso.

Tertulias Caninas

Qué bien lo hace mi perro. Voy a dar seminarios

Ya lo hemos dicho muchas veces: ser 10 veces campeón de Wimbledon no te convierte en buen entrenador de tenis. Haber ganado 10 Champions como jugador no te capacita como buen entrenador. Lo mismo ocurre con el mundo del perro.

Haber estado en un grupo de rescate, haber sido guía canino en la policía, tener mano con los perros, tener un perro que lo hace de maravilla… no te capacita, ni mucho menos, para ser instructor/formador en temas caninos.

Para ser un buen formador hay que formarse primero. Hay que tener conocimientos, teoría, práctica y muchos años de experiencia. Y además, es conveniente formarse como formador porque todo eso hay que saber transmitirlo. Es necesario saber hablar, saber captar la atención del alumno, conocer los límites, tener buena base cultural y por encima de todo: un código ético.
Y todo ello debe estar demostrado (cuidado con el autobombo y el curriculum inventado, que también hay).

banner PdB

Hazte adiestrador en 5 días ¡y online!

La formación online es perfectamente válida, si reúne los requisitos necesarios para ser válida. Pero no es suficiente, no en temas caninos. Mucho menos cuando se está ofreciendo capacitarte sólo online… y en pocos días.

Lo de ofrecer seminarios para convertirte en adiestrador en una semana no es imaginado, es real. Como también los cursos que prometen convertirte en un adiestrador o guía canino en pocas semanas o sólo con formación online.

En ambos casos, sea quien sea quien imparte la formación -que a veces ni siquiera aparece quién la imparte, algo que ya debería hacernos sospechar-, lo que te están ofreciendo es, rotundamente, falso. No se puede convertir nadie en adiestrador en 5 días, ni en 10, ni en muchos más. Hacen falta muchos conocimientos y mucha experiencia para poder decir que eres adiestrador. Y si tu formación es online, sea el tiempo que sea, no estás capacitado para adiestrar un perro y mucho menos para impartir formación a otros.

En el caso de un guía canino, esto ya se convierte en una mentira muy peligrosa. Porque el futuro guía va a entrar a una especialidad en la que podría estar poniendo en peligro vidas humanas. Hay anunciados cursos online en los que prometen convertirte en guía canino profesional y en varias especialidades, en tan sólo un mes. Eso es materialmente imposible. Ni en una especialidad, ni en media especialidad. Ni en un mes, ni en 100 si es online. Para formarse como guía canino sólo en una especialidad como rescate, por ejemplo, serían necesarios meses de formación y de trabajo presencial. Meses e incluso años y siempre dentro de un grupo o unidad.

buena formación
No te convertirás en adiestrador o guía canino sólo con formación online

EXIGE: formación especializada

No es extraño ver carteles anunciando seminarios que cubren no uno sino varios temas e incluso varias disciplinas. ¡Cuidado! Ya es complicada una disciplina y exige una dedicación plena a cada una de sus fases, como para pretender impartir una actividad formativa que toca varios temas o varias especialidades… ¡en un fin de semana!

Cada tema, tanto para ser adiestrador como para aprender una especialidad, requerirá un trato exclusivo, definido y enfocado únicamente a eso. Se podría hacer una mera incursión en varios temas o especialidades, como exposición, como simple introducción. Pero no como programa formativo específico en cualquiera de ellas.

La formación específica en adiestramiento, en especialidades caninas, requiere cubrir una serie de grados que no tienen otra manera de irse implementando más que con más formación. Y siempre de forma gradual y por etapas, otorgando a cada etapa su tiempo, su importancia y su dedicación. Teórica y práctica.

Tampoco un curso intensivo de una semana o de un mes es capaz de preparar a un adiestrador completo. Ni a un guía canino, ni mucho menos a un binomio, en ninguna disciplina. Puede introducirle a esa especialidad pero no es posible, de ninguna forma, capacitar en especialidades operativas en un solo evento formativo.

Por tanto, mucha cautela cuando encuentres un seminario o curso que ofrece cubrir varias expectativas. Asegúrate de lo que te están ofreciendo.

DBF

EXIGE: ¿Quién va a impartir la formación?

Esto en realidad es lo primero que tienes que ver. Y es que no se entiende un curso, seminario, taller, conferencia, lo que sea, sin conocer de antemano quién o quiénes van a ser los formadores. Pues se ven eventos así. Pagarás por una formación que imparte… ¿quién?

En cualquier evento formativo, lo importante no es el título que te van a dar sino quién te va a transmitir los conocimientos. A no ser, claro, que tu único objetivo sea tener un título para después impartir formación o simplemente añadir un trofeo más en la pared como decoración o en tu negocio para hacerlo más ‘profesional’. Si este es tu caso, entonces no te molestes en seguir leyendo porque tu objetivo no es ser un buen guía canino.

EXIGE: El nivel del evento ¡muy importante!

Cuando acudes a un taller, seminario, curso, es fundamental que esté de acuerdo a tu nivel actual en ese campo. Por ejemplo, no tiene sentido que te apuntes a un curso de guía canino especializado en estructuras colapsadas si no tienes conocimientos de base como guía canino. O de obediencia avanzada si no sabes lo que es un refuerzo.
Y si el evento formativo no te lo especifica, no es un buen indicio de calidad. Aún así, pregunta, infórmate antes.

Porque es un hecho que si el nivel no es el adecuado, irá en perjuicio de todos. Perjudicará a los alumnos que no tienen suficiente nivel y se encuentran perdidos. Y también de los alumnos que sí están en ese nivel pero que probablemente verán su tiempo perdido en cuestiones básicas que no corresponden a esa formación que contrataron.

A veces es complicado determinar el nivel para un evento formativo y a veces son los propios alumnos quienes presentan un nivel diferente al que alegaban tener. Aunque de ocurrir esto, lo más prudente sería continuar con el nivel correspondiente al evento y que no salga perjudicado nadie más que quien no aportó la información real.

EXIGE: No mires el precio, mira la calidad

A la hora de elegir un evento, lo importante debería ser la cualificación del instructor pero ocurre con frecuencia que se elije un evento formativo por su precio. Si tu elección se basa sólo en esto, es bastante probable que tenga muchas carencias formativas.

Cuando un instructor lleva a sus espaldas una formación completa, trabajada, puede y debe valorar su trabajo. Y al contrario, alguien que acaba de empezar o lleva poco tiempo y decide empezar a ganar dinero con la formación, no puede cobrar lo mismo. El buen profesional hay que pagarlo. Y esto pasa en todos los sectores, no sólo en el mundo del perro.

Por aclarar, esto no significa que todo buen evento formativo debe ser caro, ni mucho menos. Simplemente no huyas de un evento formativo por su precio, huye por otras cuestiones.

La Tienda de PerrosdeBusqueda

La solución: EXIGIR

Ya lo has visto en los puntos anteriores: la solución pasa por cada caso individual. Hay que tener en cuenta todos los casos expuestos y sí, hay que exigir. No dudes en preguntar, infórmate antes, asegúrate del evento que estás contratando. Un buen centro formador no se molestará por tus preguntas o porque exijas calidad. Si se molesta… ya tienes otro indicio de que quizás no haya calidad.

Y, en caso de una falta de profesionalidad flagrante, otra opción también podría pasar por unirte a otros alumnos para reclamar en alguna entidad que defienda los derechos del consumidor. O incluso si nadie más se anima a reclamar, puedes hacerlo tú mismo.

He sido alumna durante muchos años, aún hoy soy alumna y seguiré siéndolo, porque la buena formación siempre es necesaria y nunca terminamos de aprender. He tenido experiencias de todo tipo y he pagado por eventos formativos que no cumplieron lo que ofrecían. Mi dinero y mi tiempo son muy valiosos y por eso he procurado seleccionar muy bien la formación. Y cuando el evento formativo no ha cumplido con lo que estaban ofreciendo he reclamado. Y en algún caso he obtenido incluso el reembolso de mi inscripción.

(Esto me ocurrió en un curso de adiestrador de 2 años, cuando a la mitad -en el segundo año- cambiaron de profesor y de temario, dejando unas carencias formativas enormes en el nuevo programa, como por ejemplo, la ausencia de prácticas. Sólo dos alumnos reclamamos y, tras intentar convencernos y no conseguirlo, nos devolvieron el importe de la inscripción, que pude emplear en formarme con el antiguo profesor en otro centro).

Por todo ello y con el fin de conseguir una formación de calidad, con el nivel adecuado a cada necesidad, deberíamos empezar, entre todos, a cambiar este tipo de pseudo-formaciones. O por lo menos a no ponerles el camino fácil.

Y algo podemos hacer. Lo que es indudable es que si no hacemos nada, nada cambiará. Pero profesionales y alumnos podemos y debemos exigir una formación cualificada y seria. Y cuando detectemos este tipo de irregularidades, denunciemos. Es molesto, desagradable, nos llevará tiempo, pero si no se hace dejamos campo abierto al fraude, al engaño y a la caradura.

Conclusión y mi opinión personal

Y como no podía ser de otra forma, tengo que hablar del nuevo proyecto de PerrosdeBusqueda: la Escuela de Guías Caninos-EGC. Con muy pocos meses de trayectoria, ya cuenta con algunos de los mejores profesionales del mundo del perro, en diferentes especialidades y así seguirá siendo siempre que impartamos cualquier actividad formativa. Nuestro objetivo es, por encima de todo, preparar buenos profesionales. Y por eso se cuida el detalle, los docentes, el nivel, la duración, el número de alumnos… todo.

Pero cuando alguien me pregunta dónde formarse para empezar como guía canino, no le remito sólo a nuestra Escuela – aún -, por dos razones:

  • porque somos conscientes de que aún falta trayectoria por recorrer para poder disponer de un programa formativo completo como futuro adiestrador o guía canino. Es nuestro objetivo pero actualmente no lo tenemos y hay que ser realistas y sobre todo, honestos con lo que hacemos
  • porque creemos que para formarse es fundamental acceder a diferentes docentes, diferentes formas de trabajar. No sería ético cerrar al futuro guía canino a un sólo parámetro, por muy buenos que sean nuestros formadores y nuestra oferta formativa.

Mi consejo siempre es el mismo: busca los mejores formadores y aprende de todos los que puedas. Eso siempre te va a enriquecer. Y eso sí te lo garantizamos en nuestra Escuela. Los mejores formadores, niveles

Ojalá tuviéramos a todos los formadores en nuestro centro pero eso es imposible y además, es mucho más enriquecedor para todos si la oferta formativa está en diferentes lugares y bajo diferentes direcciones.

Pero nunca pierdas de vista todo lo que te he explicado en este artículo. Huye de todo ello, incluso denúncialo y defiende tu dinero y tu tiempo. Aprende a formarte un buen criterio y en el futuro cada vez seleccionarás mejor la buena formación.

Deja aquí tu comentario (debe ser aprobado para que aparezca)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: