De animales de circo y otros humanos

Positivistas, antigua escuela… ¿Por qué parece que el mundo del perro siempre está dividido en dos “bandos”? Animales de circo y otros humanos… que podrían tener en común más de lo que creenanimales de circo
Por: Inma Soto y Lilo Muñoz

Tiempo llevamos viendo cómo salen adelante nuevas prácticas y conocimientos en el mundo del aprendizaje canino. Más tiempo aún llevo conociendo (en la medida de lo que me ha sido posible) las técnicas y conocimientos anteriores.

En todo este tiempo ha habido de todo: genios, expertos, mediocres, ególatras, ignorantes con causa e ignorantes sin causa, mercachifles, engañabobos… De todo. La continua evolución en el mundo del adiestramiento canino es lo que hace que podamos crecer como adiestradores y no nos quedemos estancados en aquel primer contacto que tuvimos en el mundo del perro.

A lo largo de todos estos años hemos tenido un poco de todo. Si bien hemos tenido la suerte de formarnos con los más geniales adiestradores, también alguna vez hemos salido decepcionados de algún seminario en el que teníamos una expectativa muy elevada y finalmente quedó truncada por tener delante a un “profesional” que no lo era tanto.

No quedar conforme con lo que te dice algún profesional del adiestramiento es algo de lo más normal, sobre todo si no somos borregos que sigan de manera ciega a ningún pastor y por el contrario, tenemos nuestro propio criterio.

Hasta con la persona más afín a nuestra ideología podemos (y debemos) debatir en un momento dado algo que no nos convence. Esto nos enriquece porque de cada debate siempre obtenemos un beneficio.

Pero una cosa es la  evolución, que tiene que existir y otra cosa muy diferente es lo que estamos observando últimamente y que debe preocuparnos de verdad.

Lo que estamos viendo ahora no lo habíamos visto antes. Por lo menos no hasta este grado.

Las redes sociales no son buenas ni malas. El uso que le demos sí. Y aprovecharnos de los desequilibrios, buena fe, aciertos, errores, compasión o ignorancia de los demás, también.

Compra-venta material canino

Positivistas vs Escuela antigua

Venimos a hablar de la eterna lucha de “positivistas” vs “escuela antigua”. Entrecomillo los dos términos a propósito. Ninguno en las redes sociales goza de un contenido correcto. Ninguno contiene lo que realmente debería contener su significado. Muy pocos los usan correctamente.

Ambos extremos defienden posturas encontradas, no dan su brazo a torcer, no escuchan ni debaten con el contrario. Simplemente se limitan a insultar y ridiculizar el trabajo de los demás, para así crecer en autoridad frente a las persones afines a sus pensamientos.

Pero lo que no saben ninguno de los dos bandos ( o sí…), es que con su alegato demagógico y ayudándose de la fuerza de las redes sociales, quizás puedan engañar o, dicho de una manera más suave, ocultar toda la verdad a propietarios de perros con problemas que no conocen absolutamente nada acerca de comportamiento o aprendizaje animal  y que tienen fe ciega en esa persona que le ha prometido que va a solucionar el problema de su perro para siempre.

A esas personas que por buena fe o porque os habéis aprovechado de sus desequilibrios emocionales  o puntos débiles, podéis engañarlas.

Pero a los Profesionales del Adiestramiento Canino NO.

O quizás ni siquiera vosotros sepáis que estáis engañando a las personas porque creéis realmente que tenéis la verdad absoluta. Esto sería mucho más grave puesto que demostraríais que no tenéis ni la más remota idea de cómo aprende un perro.

Espero de corazón que si estás leyendo esto y estás completamente convencido de que tienes la verdad absoluta, dejes inmediatamente de trabajar con perros y dediques tiempo y dinero en formarte como adiestrador canino profesional.

animales de circoEsto es un artículo y no podemos entrar en profundidad en algo que nos llevaría horas explicar pero vamos a intentar hacer un resumen para que quede lo más claro posible.

Antes de entrar a debatir las posiciones de unos u otros, vamos a ver por encima cómo aprenden los perros. Perdonadnos por comentar algo que seguro sabéis de sobra, pero lo hacemos para que nadie se pierda.

No estamos hablando de otra cosa que de los paradigmas del aprendizaje.

Vayamos al grano. Los perros aprenden por refuerzo y castigo. No lo decimos nosotros, sino grandes científicos e investigadores  que dedicaron su vida al estudio del comportamiento animal.

Si no conoces los 4 paradigmas del Condicionamiento Operante o Instrumental, te pido por favor que hagas un alto en tu carrera profesional y te formes de manera que puedas ofrecer a cada cliente la calidad profesional que se merece y por la que te está pagando una considerable cantidad de dinero.

Visto esto, vamos a empezar a analizar cada una de las posturas enfrentadas:

Lo que defienden los “positivistas

<<Es posible que un perro aprenda una conducta usando exclusivamente refuerzo positivo>>

Esta afirmación, nos vais a perdonar, pero es absolutamente FALSA. Una cosa es no usar métodos aversivos en el adiestramiento y otra muy distinta es usar sólo refuerzo positivo.

Si sólo utilizamos refuerzo, ese perro no está aprendiendo absolutamente nada.

A los que nos gusta mucho, por ejemplo, trabajar con clicker, se nos viene a la cabeza un ejercicio que solemos denominar “free time” o “free style” y que realizamos para elevar la autoestima de algunos perros y para potenciar la proactividad en aquellos individuos que no están acostumbrados a probar cosas nuevas.

Es un ejercicio muy simple, en el que se premia cada vez que el perro realiza una conducta distinta.  Es muy divertido, pero hay que ser cautelosos a la hora de realizarlo con cierto tipo de perros.

Y te estarás preguntando ¿Pero por qué? ¡Si le estás premiando por todo! Pues NO, porque si el perro repite alguna conducta que ya ha realizado anteriormente, no tiene premio.

Y ¿en cuál de los cuatro paradigmas desaparece algo que le gusta mucho al perro? En el castigo negativo.

Así que si, queridos “positivistas”. Hay profesionales que trabajamos con clicker y utilizamos castigo. Esperamos que no nos lapidéis por eso.

Igualmente, estoy recordando un ejercicio de Habilidades Caninas que nos encanta entrenar con algunos de nuestros perros.

Se trata de la habilidad de “pedir perdón”, una habilidad en la que el perro tras decirle una señal verbal, se cubre el hocico con la pata, permaneciendo así hasta que el guía le indique que realice otra conducta. Es una habilidad preciosa que desata muchas sonrisas de cariño cuando está construida.

Pero ¿Cómo se construye esta habilidad?  Pues con un post-it que colocaremos en el hocico del perro, que le molestará y que intentará quitarse con la pata.

¡Huy! ¿Pero que estamos haciendo? ¿El perro primero escapa y luego evita algo que no es agradable para él? Entonces está aprendiendo esta habilidad mediante REFUERZO NEGATIVO.

De esta manera, nosotros que nos encanta el trabajo con clicker y lo usamos a diario, utilizamos tres de los cuatro Paradigmas del Aprendizaje. Os pedimos por favor a vosotros los “positivistas” que no nos llaméis MALTRATADORES por eso.Animales de circo

Lo que defienden los que se denominan “de la Antigua Escuela”

<<El castigo positivo funciona, lo lleva haciendo durante siglos y lo seguirá haciendo durante años. Los que entrenan a los perros mediante refuerzo positivo no están adiestrando, sino que están haciendo “perros de circo”>>

Esta ridiculización del trabajo de profesionales que refuerzan las conductas de los perros mediante comida o juego en vez de reforzar esa conducta levantando el dedo del botón que tenían pulsado en un mando a distancia y que le estaba transmitiendo a ese perro una descarga eléctrica, nos saca de nuestras casillas. ¿Cómo puedes lapidar a alguien que está  reforzando una conducta igual que tú? Si, escúchame detenidamente. TÚ, que defiendes a ultranza que perteneces a la “Antigua Escuela” y que sólo adiestras mediante castigo porque es lo único que funciona, estás enseñando una conducta a un perro usando “refuerzo negativo”.

Espero que no sea ahora cuando estés descubriendo que estás reforzando al perro y por supuesto espero que no cometas ninguna locura contigo mismo por haberlo descubierto. Siéntate y respira que no es el fin del mundo.

Igualmente te comento que yo he visto muchos y muy buenos adiestradores usando métodos aversivos, que cuando el perro realiza la conducta correctamente, se lo comunican diciéndole “muy bien chico” o dándole una palmadita de ánimo.

¡OTRA VEZ MÁS! Dios mío, líbranos del fin del mundo. ¡Ese adiestrador OTRA VEZ está reforzando al perro! Y eso no es lo peor… ¡Lo hace de una manera que le aporta algo que le gusta! Ese adiestrador que teníamos como un referente, ese que ha tenido tan buenos resultados en los adiestramientos de cientos de perros… ¡está utilizando dos paradigmas de refuerzo y uno de castigo!

Madre mía, ¿cómo podemos salir de esta? ¿Cómo es posible que el entrenador de los “perros de circo”, sí, ese que parece que tiene acciones en Campofrío, entrene a los perros usando también dos paradigmas de refuerzo y uno de castigo?

¿Se está volviendo el mundo loco? ¿Qué es lo que se nos está escapando?

Y esto no es todo…vamos más allá.

Tú, que defiendes que sólo usas el castigo positivo, también estás nominado a conseguir el premio al quinto paradigma, que no es otro que, perdonadnos la expresión, “reforzar a hostias una conducta que realmente queremos que desaparezca”.

Porque sí, si corriges una conducta mediante el castigo y esa conducta lejos de extinguirse tiende a repetirse e incluso a incrementarse, la estás reforzando.

Espero que esto no te genere un trauma…

Si, a hostias, porque es lo que “debería funcionar poque ha funcionado siempre” pero, perdóname, estás otra vez reforzando.

Así que llevamos tres refuerzos frente a un castigo. No quiero preocuparte, pero deberías reflexionar ante ello.animales de circo

¿Hay realmente dos bandos tan diferentes?

Así que concluyendo y analizando todo lo comentado, estamos más confusos que al principio.
¿Cómo es posible que exista una guerra entre dos posturas que tienen más de un 75% de afinidad?
¿Quizás están buscando la manera de ganar puestos ridiculizando a la competencia?
¿Quizás no tienen NI IDEA de lo que están haciendo y deberían dedicarse a otra cosa en vez de engañar y estafar a propietarios que tienen toda su fe y todos sus ahorros enfocando hacia la solución de un problema que realmente les preocupa?

Y, lo que es más grave aún… ¿de verdad un puñado de euros hace que os resbale joder emocionalmente a unos perros que nunca han elegido cuál sería su adiestrador por vuestra incompetencia y vuestra falta de formación?

Dejad de jugar a vuestro particular “Juego de Tronos” y empezad a hacer un buen trabajo y sentiros orgullosos de ello. Sólo eso os hará ser cada día mejores profesionales.

Los que denostan el “positivismo” llamando a los ejemplares educados en esa vía “animales de circo”, demuestran claramente su falta de conocimiento en la materia del aprendizaje canino. Lo mismo los que lo defienden basándose en su ausencia de castigo.

Y quienes demonizan la “escuela antigua” llamándoles maltratadores, adolecen asimismo de formación en este aspecto. Y los que lo defienden basándose en que siempre ha funcionado el castigo y que es el método más comprobado, igual.

Nosotros somos el circo. Nosotros somos los animales de circo… y los directores… y los payasos.

Tengan claro, todos, que nadie va a reinventar la rueda.

Tengan claro que las vías de aprendizaje son cuatro, ni una más, ni una menos.

Tengan claro que adiestrar no es educar. Y que no puede haber buen adiestramiento sin buena educación.

Tengan claro que modificar una conducta no es, ni de lejos, adiestrar.

Las cuatro vías del aprendizaje

Dicho esto, repasemos “por encimilla” esas famosas cuatro vías y veamos cómo nosotros, según queramos vender las entradas de nuestro circo, hacemos para llenarlo hasta la bandera de un público ávido de resultados y sin herramientas de crítica disponibles:

1.-Refuerzo positivo
2.-Refuerzo negativo
3.-Castigo positivo
4.-Castigo negativo.

animales de circo

Caso A) Venta de entradas del circo de la “escuela antigua”: El castigo positivo es bueno

Pues bien, señores, ¿me podrían explicar por qué se centran ustedes en defender el castigo positivo y hacer burla de los que utilizan el refuerzo positivo, si en esta línea se utilizan los cuatro paradigmas? ¿Quizá Paulov y Skinner (por no mencionar a otros muchos expertos, investigadores y estudiosos) estaban equivocados en sus conclusiones? ¿No es el refuerzo positivo una vía de aprendizaje tan válida como cualquiera de las otras tres? Defiendan su postura estudiada y motivadamente, no increpando ni ridiculizando a los demás.

Caso B) Venta de entradas del circo del “positivismo”: Todo se soluciona con refuerzo positivo

Pues siento comunicaros que utilizáis también castigo negativo. ¿Sorprendidos? Pues también a veces utilizáis refuerzo negativo… Tres paradigmas de los cuatro, contra los cuatro utilizados por la “escuela antigua”. ¿En serio vais a llamar maltratadores a quienes tanto tienen en común con vosotros?

Caso Común: EL GRAN CIRCO DE LOS ANIMALES (humanos, con minúscula de nuevo)

Y en mitad de este tiempo llegan algunas mentes iluminadas y comercializadas y abren el Gran Circo de los Horrores. Una gran superficie donde los “me gusta”, los insultos o incluso el exceso de amabilidad, llama a sus filas a sus miles de acólitos, preparados de forma sectaria para la lucha contra “el enemigo”. Ese enemigo inexistente, que sólo difiere de uno mismo en un 25% de esos cuatro paradigmas… ¿En serio? ¿Vamos a demonizarnos o ridiculizarnos por una cuarta parte de diferencia en método (constatado) de aprendizaje en lugar de maximizar los resultados del otro 75% de los métodos (también constatados) existentes?

Perdonadme pero, parafraseando un post que utilizó un compañero, “ni es mi circo, ni son mis monos”.

Estos gerentes del Gran Circo de los Horrores no son “positivistas” ni de la “escuela antigua” tampoco. Son payasos disfrazados de directores, pseudoadiestradores con escasa o mala formación, a fin de cuentas, cuyo fin es hacer negocio (sí, negocio) a costa, insisto, de la buena fe, esperanza de formación, afán de superación o falta de mente crítica de muchos de los demás congéneres Humanos (esta vez con mayúscula)… Por no mencionar el nefasto efecto que puede causar en los perros cualquier metodología (cualquiera de las cuatro, no una sola) mal utilizada.

Dicho esto, quedamos preparadas para la bajada en picado de los “me gusta” en nuestra  página, la subida en progresión geométrica de “enemigos” de ambos extremos y, por qué no decirlo, para tomarnos un buen desayuno, que nos hemos quedado muy agusto reuniendo el valor para hacer público lo que pensamos. Eso sí, agradecería que, al menos, os toméis un momento de reflexión crítica antes de hundirnos en el abismo de “los tibios”…

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: