Cómo escapar de los perros que buscan personas

… o nuevos planteamientos/retos para equipos caninos de búsqueda de personasalt="escapar perros búsqueda"

Siempre que hablamos de los perros de búsqueda de personas lo hacemos pensando en que estas personas están perdidas, heridas o enfermas y lo normal es que no intenten escapar de los perros. Pero no siempre es el caso, sobre todo en países donde la utilización de perros es frecuente en casos criminales, donde el buscado intentará por todos los medios evitar que los perros le encuentren.

En PerrosdeBusqueda hemos encontrado documentos donde se dan consejos a los criminales para conseguir despistar a los perros. Pero en lugar de utilizarlo para ayudar a los criminales, hemos reunido la información y vamos a tratar de que estos consejos se conviertan en ideas, en retos para los equipos que trabajan en la búsqueda de personas desaparecidas. Cuantas más situaciones complicadas tengamos en nuestros entrenamientos, mejor preparados estaremos a la hora de la verdad. Por muy exageradas que nos parezcan, siempre servirán para fortalecer ese trabajo y en la búsqueda real los problemas se minimizarán.

alt="perros detectores en terreno urbano"Veamos algunas de las supuestas técnicas evasivas que aconsejan. Unas más eficaces que otras, pero todas podrían ser probables ejercicios de entrenamiento.

Lo primero es saber qué tipo de perros nos buscan: de olor de referencia o de olor genérico. Los primeros rastrean y ventean siguiendo nuestro olor concreto, mientras que los segundos van venteando por zonas en busca de partículas de cualquier olor humano; no siguen nuestro rastro pero si nos huelen, a muchos metros, seremos descubiertos sin problemas.

Algunos de los consejos son válidos para ambos tipos:

  • Posicionarse a favor del viento. Es decir, el viento debe soplar desde la dirección de nuestros perseguidores, así el olor no llegará al perro con facilidad.

  • Conseguir comida suculenta y dejarla por el camino. Si el perro no está bien entrenado se parará a olerla y probablemente a comerla y ganaremos un tiempo precioso.

  • Orina de perra en celo: si estamos escapando sería complicado conseguir un botecito de orina de perra en celo, pero es un elemento que seguramente distraería a los perros. Un perro bien entrenado la olfatearía y continuaría la búsqueda sin problemas pero como no haya sido entrenado en ello o no sea un buen equipo, a lo mejor nos libramos del todo de los perros o, en el peor de los casos, ganaremos tiempo.

alt="a favor de viento para que no detecten los perros"

En el caso concreto de perros de búsqueda por olor de referencia tenemos algunas ideas extra:

    • Intentar ir a una zona urbana: es más complicado seguir un rastro en zona urbana que en zona rural.
    • Moverse por zonas muy concurridas: cuantos más olores tenga que discriminar el perro, más complicado será seguirnos.
    • Caminar por zonas de agua, así el equipo tendrá que chequear los márgenes para lograr encontrar el rastro de nuevo.
    • Volver sobre nuestros pasos y tratar de rodear a los perseguidores (importante colocarse a favor del viento para que el perro no nos ventee desde lejos)
    • Orinar en varios puntos marcando tres direcciones diferentes, la idea es ganar tiempo.
    • Colocar spray de pimienta en las huellas: este curioso consejo se da a los criminales, ya que según dicen,  elimina la capacidad olfativa de los perros durante unos minutos y le lleva a evitar la siguiente huella. Por increíble que parezca, han diseñado un artilugio para que el propio arma del fugado arroje este producto:

 

  • Cambiarse la ropa con otra persona: este sin duda nos parece uno de los mayores retos. Las partículas de olor de la persona de referencia permanecerán en la ropa, así que lo más probable es que consigamos despistar al perro.
    Consejo para entrenamiento: se podría plantear primero con sólo un pequeño cambio y que la persona a buscar permanezca cerca, para dar oportunidad al perro a que la detecte también. Después aumentaríamos la cantidad de prendas de olor intercambiadas y la distancia de la persona a buscar.

Seguramente hay más ideas, la imaginación nos dará nuevos retos a la hora de preparar nuestros entrenamientos y el límite sólo lo ponemos nosotros. En cualquier caso, lo mejor que puede hacer un criminal que desea escapar de los perros es rezar para que los equipos caninos que le buscan no estén bien preparados. Porque si lo están, todo lo anterior será inútil.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: