Bruji, una perra de rastro, encuentra con vida a un anciano perdido

Bruji, una perra de rastro, es la protagonista de esta historia con fina feliz, ya que ha conseguido localizar con vida a un hombre de 81 años que había desaparecido

una perra de rastro

Bruji, de cachorrita, con su guía (Foto: Miguel de Prado)

Se llama Bruji y pertenece a la Unidad Canina de Rescate del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA). El pasado martes, Bruji, una perra de rastro, se convirtió en la protagonista de una historia con final feliz.

El hombre, de 81 años de edad, fue dado por desaparecido el martes a primera hora de la tarde en la localidad de Camuño, en Salas. Desde las 21:45 que se recibe el aviso, se activa un operativo para tratar de dar con el anciano. En ese operativo se movilizan varios efectivos y unidades caninas, entre ellas, una perra de rastro llamada Bruji. Pasada la medianoche, llega la magnífica noticia: el hombre ha sido localizado con vida.

Bruji siguió su rastro desde el principio hasta el final

Esta pequeña sabueso de raza Beagle, fue quien halló con vida al desaparecido. Según indican desde el propio grupo, Bruji inició la búsqueda desde el punto en el que se vio por última vez al hombre y siguió un rastro en sentido contrario al que señalaban los propios vecinos.



Un kilómetro después y siguiendo ese rastro, Bruji y su guía Miguel llegaban hasta el octogenario. El hombre presentaba algún signo de hipotermia pero felizmente en buen estado.

Perros de rastro, perros de mantrailing

Los perros de rastro o mantrailing son fundamentales en los casos de desaparecidos, ya que su trabajo consiste en seguir el rastro dejado por la persona, a partir de una prenda y/o un punto donde poder recoger su olor.

No les afecta que haya otros olores recientes de familiares y vecinos que hayan estado en la zona pero sí es primordial que su activación sea muy rápida, desde el primer momento. Esto es debido a que el olor del rastro desaparece transcurridas unas horas. Por lo general ese tiempo se establece en torno a 72 horas, siempre dependiendo de las condiciones climáticas y otros factores.

Bruji y Miguel (Foto: Miguel de Prado)

Su trabajo es complementario con los perros de olor genérico, también llamados venteadores. Estos perros trabajan cuarteando o “limpiando” zonas y buscan cualquier olor humano. Por tanto, no se ven afectados de la misma forma por el paso de las horas, ya que no buscan un rastro, sino una persona viva.

Es muy importante que exista una mayor concienciación hacia este tema por parte de las autoridades que activan los operativos, ya que la vida de los desaparecidos depende en gran medida de la rápida activación de los equipos caninos, rastreadores o venteadores. 

¿Te ha gustado? ¡Compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: