Zulo de designación o caja de ladrido, qué es y para que sirve

El Zulo de designación, un elemento muy útil para la preparación de perros de búsqueda de personas, especialmente en el escombro. Su función proporciona una inestimable ayuda para entrenar determinadas fases de la búsqueda

Zulo de designación

Zulo de designación de la Unidad Canina de la Policía Nacional, Madrid (Foto: PerrosdeBusqueda©)

Isabel Herrán  | PerrosdeBusqueda-2005

En el entrenamiento de perros de búsqueda de personas en escombro hay dos fases fundamentales  que debemos trabajar por separado antes de introducirlas en el conjunto completo de la búsqueda: la fijación y la señalización.

El Zulo de designación, también llamado caja de ladrido, es una herramienta ideada para entrenar estas fases esenciales. Con una correcta utilización de este sistema conseguiremos que el perro llegue a conseguir una fijación y una señalización (ladrido) bien establecida, sólida y sobre todo, infalible.

Buscar no es todo en esta disciplina. Si el perro no tiene la confianza, seguridad ni es capaz de mantener una fijación y una señalización óptimas, podríamos no encontrar una persona viva. Tan sencillo y tan grave.

Como todas las herramientas y sistemas, no es el elemento en sí el que nos dará la efectividad en su uso. Partimos de la base de que tanto el guía como los auxiliares que participan en este trabajo conocen perfectamente los mecanismos de aprendizaje del perro y sabrán actuar de forma correcta en todo momento.

¿Qué es exactamente?

El Zulo de designación no es una herramienta única. Con el tiempo ha ido mejorando y cada grupo ha ido adaptando algo que se adecuaba a sus necesidades. Un ejemplo de un zulo simple podría ser:

  1. Caja para figurante/víctima
  2. Dos puertas, una de rejilla y otra opaca, que se puedan superponer
  3. Pasillo largo, preferible hecho con chapas metálicas para poder trabajar las distracciones auditivas en función de las sensibilidades del perro
  4. Sistema de poleas que puede ser manejado por un auxiliar desde el frontal o colocado detrás de la caja de la víctima. La opción desde el frontal será mucho más eficaz por la contingencia a la hora de aplicar el refuerzo (abrir tapas), ya que se visualiza perfectamente lo que hace el perro en cada momento.

 

Zulo de designación

Zulo de designación con polea frontal. Momento de la suelta y activación (Fuente: ESPD)

¿Cual es la finalidad?

Potenciar la fijación (el hecho de que el perro se quede en el punto donde realiza la señalización sin volverse al guía, sin distraerse,…

Potenciar la señalización, es decir, el ladrido.

Además, a través de este entrenamiento, vamos a generar una mayor confianza y seguridad del perro, lo que a la larga sin duda va a repercutir positivamente en su desempeño.

¿Cómo funciona?

Todo dependerá del ejercicio que queramos trabajar, pero un esquema simple de ejercicio podría ser algo así:

1.- El guía sujeta al perro desde el inicio del pasillo.

2.- El figurante/víctima motiva al perro y se introduce en la caja

3.- El perro llega hasta la víctima y realiza la señalización (ladrido)

4.- La persona que maneja la cuerda con la polea abre la/s puerta/s de la caja y el figurante premia

5.- El figurante regresa hasta el guía con el perro

 

Zulo de designación

Momento de entrega del refuerzo (Fuente: GPS La Laguna)

¿Qué tipo de ejercicios podemos entrenar con esta herramienta?

El zulo de designación es una herramienta muy útil para la iniciación de cualquier ejercicio, así como para el reciclaje, solución de problemas, etc.

Ya hemos dicho que con él trabajaremos la fijación y el ladrido pero además lo haremos en todo tipo de situaciones. Es decir, el perro deberá permanecer en el lugar ladrando, independientemente de lo que ocurra a su alrededor: guía, comida, ruidos, perritas en celo, ¡lo que sea! Bien trabajado, dará como resultado un perro con una fijación y un ladrido a prueba de bombas.

Algunos ejercicios interesantes:

  • Iniciación al ladrido, con figurante a la vista u oculto
  • Refuerzo del ladrido: ganar en potencia, duración y ritmo.
  • Discriminación de comida: llenando el pasillo de restos de manjares apetitosos.
  • Discriminación de sonidos: colocando a un montón de gente a ambos lados del pasillo que golpean fuertemente las planchas metálicas.
  • Desplazamiento hasta llegar a la víctima y señalización pasando por un terreno muy complicado: llenando el suelo del pasillo de botellas y garrafas de plástico, neumáticos,…

 

Frecuencia de uso

Como toda herramienta dedicada al entrenamiento de estas disciplinas de búsqueda, no podemos centrarnos solamente en su uso para trabajar con nuestros perros. Es necesario cambiar el escenario con frecuencia, si no queremos que los equipos se queden anclados en una fase. Además, el perro debe aprender a generalizar las mismas situaciones cuando las encuentra en diferentes entornos.

Por tanto, lo más recomendable es utilizarlo únicamente para ejercicios de iniciación, fases de perfeccionamiento o cuando tengamos que realizar pequeños reciclajes o recordatorios (al volver de una intervención, parón largo del equipo…)

El Zulo de designación no es una herramienta imprescindible. Hacer un buen uso de ella repercute en mejorar la eficacia del equipo pero existen otras formas de trabajar. La ventaja de este sistema es que nos ahorrará tiempo y evitará errores, al tener toda el esquema del ejercicio perfectamente controlado.

Zulo de designación

Zulo de designación Bomberos de Lisboa. Pasillo con objetos que dificultan el paso y provocan sonido distractor

No sólo para búsqueda en escombro… imaginación al poder

Este sistema, como ya hemos explicado, es ideal para el entrenamiento de equipos caninos de búsqueda de personas en estructuras colapsadas. Lo que solemos llamar de forma genérica: perros de rescate. Pero podría ser muy útil también para otras disciplinas como la búsqueda en grandes áreas o avalancha de tierra o nieve.

La cuestión es que el perro entienda el esquema:

encuentro a la persona + realizo la conducta (ladrido, refind/vayviene…) = premio

independientemente de lo que haya a su alrededor:

distracciones: personas, comida, caza… 

Por eso, sabiendo preparar el ejercicio de la forma adecuada a lo que queramos entrenar y sabiendo aplicar los refuerzos cuando corresponde, con esta herramienta tendremos resultados óptimos.

Tu opinión nos importa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies