Tagus: de abandonado a perro búsqueda de personas

La emotiva historia de Tagus: abandonado cuando sólo tenía cuatro meses. Ahora entrena para convertirse en un perro de búsqueda de personas, junto a los Bomberos de Lisboa

Tagus abandonado
Tagus y su guía, João Pereira (Foto: CLM)

De abandonado a rescatador de personas. La historia de Tagus es de las que tienen un final muy feliz. Este pequeño fue abandonado con tan sólo cuatro meses en la puerta de una institución pública, la Casa dos Animais de Lisboa.
Allí acudían todas las semanas algunos miembros del Equipo Cinotécnico de los Bomberos Sapadores de Lisboa, con el fin de entrenar a los perros de la protectora para facilitar su adopción.

Y fue en una de estas visitas cuando uno de los guías, João Pereira, conoció al pequeñín. Enseguida observó que Tagus reunía las aptitudes que suelen acompañar a un buen candidato para perro de búsqueda de personas. Tenía el carácter y las sensibilidades que se buscan en este tipo de perros y que no son muy comunes. Era muy sociable, juguetón, tenía mucha energía y además se adaptaba perfectamente a cualquier entorno, no se asustaba y no tenía problemas con el cambio de superficies.

Tagus ahora tiene diez meses y desde junio se entrena en el cuartel de los Sapadores de Lisboa, en Marvila, para buscar personas debajo del escombro. Según explicaba João, el responsable de su preparación, aún faltan unos dos años para que Tagus se convierta en un perro operativo. Aunque tal y como evoluciona, quién sabe si podría ser antes.

Tertulias Caninas en Spotify

Una misión noble

El trabajo de Tagus consistirá en localizar a personas que hayan quedado sepultadas bajo el escombro, en casos de derrumbe de un edificio o en catástrofes. Se trata de una noble misión, sin duda. Pero según João, no importa la misión, lo realmente importante es que tenga una finalidad después de haber sido abandonado.

Ya sea para trabajar o para acompañar a una familia, estos perros abandonados necesitan quien los acoja y les de una vida feliz. Y si ocurre lo mismo que en el caso de Tagus y reúnen las aptitudes necesarias, quizás puedan también entrar a formar parte de los increíbles ‘perros de trabajo’.

Para ello es muy importante el trabajo de las protectoras, que pueden realizar un primer proceso de filtrado para evaluar las aptitudes de cada perro que ingresa en el centro. Y estar en contacto con grupos y unidades caninas para avisarles cuando haya un posible candidato. Como le ha ocurrido a Tagus y a tantos otros perros que fueron abandonados y después se convirtieron en grandes perros de búsqueda, de detección, de asistencia, terapia…



Deja aquí tu comentario (debe ser aprobado para que aparezca)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: