Los perros rescatados que velan por la seguridad en Wimbledon

Finn y Piper, dos perros rescatados, forman parte del equipo canino que vela por la seguridad del prestigioso campeonato de Wimbledon

perros detectores

Perros entrenados en la detección de explosivos trabajan día y noche para velar por la seguridad en el recinto de Wimbledon. Forman parte de los rígidos procedimientos de seguridad de este torneo tenístico, que se celebra todos los años por estas fechas en Londres.

Trabajan en una empresa de seguridad privada, encargada de proporcionar los perros detectores para todo el campeonato. Una portavoz del All England Club -organizador del torneo- explica que trabajan coordinados con la policía (MPS) para que el campeonato de Wimbledon sea lo más seguro posible.

Añadió que los servicios de detección con perros son parte esencial de un conjunto de medidas de seguridad. Este año además han implementado los servicios de esta empresa de seguridad privada, con Finn, Piper y sus compañeros.

Wimbledon perros detectores
Finn y su guía (Foto Philip Toscano/PA)

Finn, por fin es feliz

Finn es un springer spaniel inglés de cuatro años. Ha sido entrenado para localizar sustancias u objetos explosivos. Junto a su guía Dave Storey, un agente de policía retirado, comienzan la inspección a las 6.15 de la mañana, antes de que comiencen a llegar los visitantes.

Pero su vida no siempre fue así. Finn era un perro rescatado. Hasta convertirse en un perro detector, pasó por dos hogares de adopción pero no encajó en ninguno. No es extraño, ya que es una raza de trabajo y a veces es complicado que se adapten a vivir como simples mascotas.

Ahora, Finn es muy feliz haciendo una labor para la que tiene grandes aptitudes. Y a pesar de su importante cargo, su guía asegura que al pequeño detector no le importa que le acaricien cuando está realizando sus patrullas. Y es que mucha gente se les acerca para darles las gracias por lo que hacen.

Wimbledon Piper
Piper y su guía (Foto Philip Toscano/PA)

Piper, un cruce muy efectivo

Piper es más joven y también fue rescatado. Tiene dos años y es un cruce entre springer y cocker spaniel. Ahora vive con Dave Thompson, también agente de policía retirado.

Ambos perros viven con sus guías y sus familias. En realidad son uno más de cada familia. Pero sobre todo, son parte activa de un binomio que realiza una labor muy necesaria.

Han trabajado buscando explosivos en los estadios londinenses de Wembley y Twickenham, en los clubes de fútbol del Chelsea y el Tottenham y además, han ido al programa Britain’s Got Talent.

Estos perros necesitan mínimo ocho semanas para conseguir un nivel adecuado. Pero después deben seguir entrenando durante toda su vida de trabajo.

Cuando localizan un artefacto o sustancia sospechosa, lo señalizan con una ‘alerta pasiva’. Deben quedarse completamente quietos y enfocados a la fuente de olor. De esta forma, evitan cualquier contacto o movimiento no deseado, que podría hacer detonar el explosivo.

Su vida laboral puede llegar hasta los 10 años o incluso más, siempre que el control veterinario los considere aptos.

Wimbledon Finn y Piper
Fin y Piper, descansando (Victoria Jones/PA)

Wimbledon, toda la seguridad

El campeonato de Wimbledon se celebra todos los años entre junio y julio en el All England Lawn Tennis and Croquet Club, en Londres (Inglaterra). Considerado como el certamen tenístico más antiguo y prestigioso del mundo, es uno de los torneos de Grand Slam que se juegan en el año, junto al Open de Australia, Roland Garros y el Open USA.

Es por ello que este tipo de eventos requieren unas estrictas medidas de seguridad, para garantizar la seguridad de la gran cantidad de público que se reúne en cada cita.

Fuente:  Press Association

Nos gustaría saber tu opinión

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: