Los perros podrían tener una imagen mental de lo que buscan

Un nuevo estudio plantea la posibilidad de que los perros reproduzcan una imagen mental de lo que están buscando

imagen mental

Existe un creciente interés por conocer las habilidades cognitivas de los perros domésticos. Sin embargo, el conocimiento actual demostrado sobre cómo reconocen los perros su entorno está limitado a una modalidad visual o auditiva.

Aunque es ya un hecho conocido que los perros tienen un sentido del olfato excelente y que dependen mucho de él para reconocer su entorno y reconocer individuos, aún no está claro si los perros perciben los olores representando objetos específicos.

Un reciente estudio publicado en el Journal of Comparative Psychology, propone la posibilidad de que los perros puedan visualizar una imagen mental del objeto o la persona que están buscando.

El estudio se realizó con 48 perros, de los cuales 25 estaban entrenados para buscar personas (perros policía y perros de rescate). Los 25 restantes eran perros familiares que no habían recibido entrenamiento alguno en esta especialidad.

Todos los perros pasaron una prueba previa en la que se seleccionaron dos juguetes favoritos de cada perro. Cada perro realizó cuatro intentos en los que el animal siguió un rastro de olor dejado por uno de los dos juguetes. Al final del rastro, los perros encontraron el juguete que se había utilizado (condición normal) o el otro juguete (condición sorpresa). A la mitad de los perros de la primera ronda se les dio la condición normal y a la otra mitad se les dio la condición sorpresa.



Según la doctora Bräuer, investigadora del Instituto Max Planck en Alemania, ella supuso que la sorpresa sería cuantificable, que los perros se habrían comportado de diferente manera en la condición sorpresa a como lo habrían hecho en la condición normal. Y añade que de hecho, algunos perros mostraron una conducta de interés, especialmente en esa primera ronda de la condición sorpresa. Aunque obviamente percibieron el juguete, continuaron buscando a través del olfato, presumiblemente el juguete que se había utilizado para dejar el rastro de olor.

Sin embargo, este “efecto sorpresa” desapareció en las siguientes pruebas. Y esto podría deberse a que los perros, sin importar el juguete que encontraban, eran recompensados con juego. O quizás porque la habitación aún olía a los juguetes utilizados en pruebas anteriores, aunque habían sido limpiadas.

Claros indicios de que podría haber una imagen mental del objeto

De acuerdo con la evaluación de la doctora Bräuer, los resultados de la primera ronda son, sin embargo, un indicio de que los perros tienen una representación mental del objeto cuando rastrean un olor. Y esto significa que tienen una expectativa del objeto de la búsqueda.

La comparación entre los perros de trabajo y los familiares también fue interesante. Aunque se esperaba -y de hecho lo hicieron- que los perros policía y los de rescate encontraran los objetos mas rápido que los familiares en la primera ronda, cuando llegaron a la cuarta ronda, los dos grupos encontraron los objetos con la misma velocidad.

Estudios posteriores deberán ayudar a determinar la conexión exacta entre percepción olfativa, conducta de búsqueda y cognición.

¿Te ha gustado? ¡Compartelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies