Los perros contra el ‘dragón amarillo’, la peste de los naranjos

La lucha contra el ‘dragón amarillo’ comenzó en 2016, cuando se entrenaron los primeros perros detectores de la dañina bacteria que afecta a las plantaciones de cítricos. Ahora, un estudio demuestra su eficacia en este campo

perros detectores dragón amarillo

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han demostrado que el olfato canino es el sistema más eficaz para detectar el ‘dragón amarillo’, incluso antes de que la enfermedad comience a manifestarse. Así lo afirman en un reciente estudio publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

El estudio está basado en los datos recabados desde 2016, cuando comenzó el programa de entrenamiento de perros detectores de dragón amarillo.

Esta enfermedad de los cítricos provocada por una bacteria llamada Uanglongbing, también conocida como enfermedad del dragón amarillo, no tiene tratamiento. Y hasta ahora, la única herramienta para luchar contra esta epidemia era eliminar lo antes posible los árboles dañados por la enfermedad, para intentar frenar su propagación. Por eso, para los agricultores la detección temprana de la bacteria es crucial. Y por eso, el olfato canino es, una vez más, el protagonista.

En PerrosdeBusqueda, hace 3 años:
Los perros que olfatean problemas en los naranjos de Florida

En España hay preocupación

El ‘dragón amarillo’ tiene su origen en una bacteria asiática que se hospeda en los árboles cítricos: limoneros, naranjos y mandarinos. Este patógeno deforma los cítricos y les da un sabor amargo, llegando a acabar con sus semillas. En Estados Unidos ha llegado a provocar, en tan sólo diez años, una disminuación de más del 70 por ciento de la producción de naranjas.

En España, los agricultores valencianos temen que, de llegar a asentarse en nustro país, la citricultura podría desaparecer en pocos años. Y la Unión Europea publicó un estudio recientemente en el que cifraba las posibles pérdidas en 2.500 millones anuales, en caso de extenderse por su territorio.

Los perros, una vez más, imprescindibles

Según expertos del ARS, los perros podrían detectar la presencia de la bacteria con una precisión superior al 99 por ciento. En sus estudios descubrieron que los perros entrenados eran capaces de identificar los árboles entrenados, dos semanas después de la inoculación del patógeno en los árboles.

Durante las pruebas, los perros realizaron un total de 4 a 15 falsos negativos y falsos positivos, de 950 a 1.000 árboles por perro. Y, en algunos casos, los canes alertaron en árboles libres de la bacteria pero que habían sido plantados en el mismo lugar en el que previamente había un árbol inoculado.

Según el PNAS, el único método aprobado hasta ahora por el departamento de Agricultura de EEUU para confirmar la presencia de la bacteria era un ensayo que se basaba en el ADN, un test de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). La prueba detectó menos del 3 por ciento de los árboles infectados, dos meses después de haber sido inoculados, 16 de 30 árboles inoculados a los 16 meses y 20 de 30 árboles inoculados en 17 meses.

Los investigadores concluyeron que el trabajo de los perros detectores, unido a la extracción de árboles infectados, contruibiría a que la industria de los cítricos se mantuviera económicamente durante 10 años. Algo que no se conseguiría con los métodos utilizados hasta la fecha.

Nos gustaría saber tu opinión

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: