El olor del miedo de algunas personas podría dificultar su rastreo

Los perros pueden detectar el olor el miedo a través de su olfato. Podrían ser malas noticias para las personas desaparecidas cuya genética las hace más propensas al estrés

olor del miedo
Photo by samer daboul from Pexels

Los perros entrenados para buscar personas podrían tener problemas para reconocer el olor de personas que poseen una versión particular del gen que interviene en la gestión del estrés. Así de contundente es el informe que el genetista Francesco Sessa presentó el 22 de febrero en la reunión anual de la American Academy of Forensic Sciences.

Sessa y otros colegas de la la Universidad de Foggia (Italia), se preguntaban si el olor del miedo podría cambiar el olor normal de una persona y engañar al olfato canino. Su duda se debía al hecho de que algunas personas poseen una versión ‘corta’ del gen que gestiona el estrés y que podría activarse en determinadas situaciones.

El estudio

Para poder determinarlo, eligieron a cuatro voluntarios: un hombre y una mujer con la versión larga del gen, y un hombre y una mujer con la versión corta. Cada uno de los participantes utilizó una bufanda durante varias horas al día, para impregnar su olor en la prenda. Después, los investigadores llevaron a los voluntarios al laboratorio. En la primera sesión, los voluntarios utilizaron una camiseta y no fueron sometidos a ninguna situación de estrés. Después, colocaron dos líneas de camisetas, una con las de los hombres y otra con las de las mujeres.

Tras olfatear las bufandas, dos perros policía entrenados no tuvieron problema en identificar a todos los voluntarios en una línea de 10 camisetas. Identificaron a cada voluntario con un porcentaje de éxito del 100% en tres intentos.

A continuación, los investigadores trataron de estresar a los voluntarios haciéndoles hablar en público. Su frecuencia cardíaca aumentó y su respiración se hizo superficial, algo que ocurre cuando la gente tiene miedo, afirma Sessa. Al hacer olfatear a los perros de nuevo, ninguno fue capaz de identificar la camiseta del voluntario estresado y con la versión corta del gen del estrés.

Esto sugiere que el estrés de podría haber cambiado el olor corporal de los voluntarios con la versión corta del gen, confundiendo a los perros.

olor del miedo
Un perro de rastro por olor de referencia olfatea la prenda con el olor del desaparecido
(Foto: PerrosdeBusqueda)

Conclusiones

Estudios anteriores ya habían vinculado diferentes versiones del gen que transporta la serotonina SLC64A4 con la gestión del estrés. Al parecer, las personas con la versión larga del gen tienden a gestionar el estrés mejor que las personas que poseen la versión corta.

Ahora, los investigadores necesitan confirmar sus hallazgos en un estudio más amplio, indicó Sessa. Además, el equipo no ha analizado aún cómo tener miedo o estar estresado cambia el olor corporal.

Cliff Akiyama, investigador criminólogo y forense en Philadephia, señala que esta podría ser una explicación plausible de por qué los perros pueden encontrar a unas personas más fácilmente que a otras. Nuestros cuerpos reaccionan de distinta forma frente a las conmociones.

“El estudio podría explicar por qué los perros tienen dificultades a la hora de rastrear personas en situaciones reales”

El miedo puede desencadenar un torrente de hormonas del estrés que paraliza a unas personas, otras luchan y otras huyen. Parece razonable pensar que ese mismo torrente hormonal podría alterar el olor de la persona, añade. Pero esto no significa que los perros no sean eficaces para localizar personas perdidas. Mucha gente es secuestrada por sus padres, parientes o por otras personas conocidas de las víctimas, aclara. Por eso los secuestrados no siempre tienen miedo de sus secuestradores, por lo que su olor podría permanecer inalterado.

Una cosa es clara: los perros no tuvieron problema alguno en identificar a los hombres y mujeres cuando no se encontraban bajo estrés.

Y este estudio podría ayudar a explicar también por qué los perros trabajan de forma impecable en los entrenamientos pero después tienen dificultades a la hora de rastrear personas en situaciones reales.

Fuente:
https://www.sciencenews.org
Referencias:
F. Sessa et alThe smell of DNA: How genetics and fear influence the human scent. American Academy of Forensic Sciences annual meeting, Baltimore, February 22, 2019

Nos gustaría saber tu opinión

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: