Kodiak, uno de los mejores detectives de acelerantes

Kodiak es uno de los mejores detectives de acelerantes en casos de incendios provocados. Es capaz de detectar 14 olores diferentes

detectives de acelerantesKodiak es uno de los pocos perros detectives de acelerantes de California. Es capaz de detectar 14 olores diferentes, quemados y sin quemar. Así lo afirma su compañero y guía, Bill Whitaker, que trabaja con Kodiak desde hace dos años para el Departamento de Seguridad Pública de Sunnyvale.

Esta pareja se ha convertido en una de las mejores detectives en casos de incendios provocados y son requeridos para investigar en escenas de incendios para ayudar a los investigadores a localizar y confirmar si hubo acelerantes del fuego.

Un olfato privilegiado y bien entrenado

Este pastor alemán, con tres años, está entrenado para olfatear acelerantes como gasolina, diesel, líquidos más ligeros, tolueno, queroseno, aceites de campo y otros. Es capaz de detectar una cantidad de acelerante tan pequeña como la mitad de un microlitro. Y eso es sólo una fracción de una gota.

En su primera demostración para un canal de noticias, Whitaker depositó una gota de gasolina evaporada al 50% en las cuatro esquinas de un patio.

Kodiax detectó sin problemas las cuatro gotas. Cuando encuentra un acelerante, Kodiak se sienta para indicárselo a su guía. Ha aprendido que cuando lo hace le recompensan con un premio, que para Kodiak es una pelota con cuerda.


Kodiak ha detectado acelerantes en 14 casos en los nueve últimos meses. En uno de los casos, una mujer  había fallecido en el incendio de su domicilio. En otro de los casos, un trabajador fue arrestado por haber incendiado la casa de su ex-supervisor.

Kodiak es capaz de registrar una zona en tan solo unos minutos. Algo que para los humanos llevaría horas o incluso días. Y además, es fundamental que pueda localizar las pruebas sin alterarlas, lo que le ha convertido en un recurso muy valioso en todo el estado.

El compromiso de un entrenamiento continuo

Kodiak y Whitaker deben estar preparados 365 días del año y 24 horas al día. El equipo actualiza su entrenamiento cada mes y se certifica cada año. Whitaker mantiene a su compañero canino en una dieta estricta y se establecen unos descansos de forma regular para no agotarle.

El perro convive con su compañero humano, como parte de la familia. Y así, han desarrollado un gran vínculo y amistad. Juntos, se han convertido en la peor pesadilla de los pirómanos.

Fuente: sanfrancisco.cbslocal

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies