Estrés post-traumático en perros de trabajo

alt="Estrés-post-traumático-perros-militares"

En 2014, entre el 5 y el 10% de los perros militares en EEUU mostraron signos de trastorno por estrés post-traumático (TEPT).

Gina sirvió durante seis meses en Irak. Su tarea era ir de puerta en puerta para detectar insurgentes tras la explosión de una granada que los marines norteamericanos lanzaban delante de ella.

Se volvió nerviosa y asustadiza y era incapaz de realizar su trabajo, así que la devolvieron a EEUU donde fue examinada por un experto en la materia. Los síntomas de Gina coincidían con los de quienes sufren un trastorno por estrés post-traumático, una enfermedad mental provocada por sucesos traumáticos. La perra estaba experimentando algo no muy conocido:  trastorno de estrés post-traumático (TEPT) canino.

Actualmente hay unos 1.700 perros de trabajo militares del Departamento de Defensa de EEUU en servicio. Se utilizan para detectar minas, rastrear enemigos y revisar edificios. Y, durante ese tiempo en combate pueden sufrir traumas mentales, igual que les ocurre a sus guías y a otros soldados.

En 2014, entre un 5 y un 10% de los perros que fueron enviados a puestos de combate -unos 50 perros- mostraron síntomas de TEPT canino. Desde entonces la cifra parece haber descendido, probablemente porque se envían menos perros, según informa el Doctor Walter F Burghardt, jefe de medicina del comportamiento en el hospital para perros militares de trabajo Daniel E Holland en San Antonio, Texas.

alt="Estrés-post-traumático-perros-militares"

Según Burghardt, el estado de la salud mental transcendió a la opinión pública hace cinco años, cuando el diagnóstico fue reconocido oficialmente por los militares en Enero de 2010. Algunas voces en el sector veterinario no reconocen el TEPT como un fenómeno conductual. Sin embargo, Burghardt afirma haber visto los primeros informes anecdóticos ya en 2007.

El Doctor Nicholas H Dodman, director de la clínica de comportamiento animal en la Escuela de Medicina Veterinaria Cummings en la Universidad de Tufts, afirma que vió su primer caso de TEPT canino en 1.908, cuando trató a una perra llamada Elsa. Mientras Burghardt cree que el TEPT canino se diagnostica sólo en perros de trabajo militares que hayan estado expuestos a la intervención en combate, Dodman asegura que ha visto muchos perros de familia que podrían estar afectados.

Elsa nunca había visto un combate pero recibió un disparo de un agente de policía que pensó que le iba a atacar. Según avanzaba su recuperación física, comenzó a comportarse de un modo extraño. Estaba hipervigilante, muy dependiente, apegada y con dificultad para dormir por las noches. Elsa además evitaba las personas y cosas que le recordaban el incidente, incluídos los policías, la gente de color (el agente que la disparó era afro-americano) y los destellos de luz.

alt="Estrés-post-traumático-perros-militares"

Los síntomas del TEPT canino son diferentes en cada caso. Algunos perros se vuelven más sensibles, otros sufren cambios de comportamiento hacia sus guías, volviéndose más agresivos, apegados o tímidos. Algunos intentan escapar o evitar determinadas situaciones. Y muchos no consiguen llevar a cabo las tareas para las que han sido entrenados.

Dado que los perros no pueden hablar, los veterinarios no pueden saber lo que están pensando o sintiendo.  El tratamiento para cada caso también varía. Se puede utilizar medicación contra la ansiedad para un tratamiento a corto plazo y para casos más complicados se pueden utilizar medicamentos a largo plazo como antidepresivos. Por regla general, los perros se entrenan de nuevo para desensibilizarles de situaciones estresantes. Los veterinarios también utilizan contra-condicionamiento para reforzar las conductas deseadas.

En algunas ocasiones los perros son trasladados al hospital Holland para perros de trabajo militares, pero normalmente son evaluados y tratados sobre el terreno, en su lugar de residencia o de entrenamiento. Según Burghardt, es importante para el perro trabajar con su guía habitual en los ejercicios adecuados para el problema.

alt="Estrés-post-traumático-perros-militares"

La duración del tratamiento es específica para cada paciente. Algunos casos detectados a tiempo se resuelven rápidamente, otros tardan más. Aunque los síntomas pueden disminuir y la conducta se puede normalizar, Dodman no cree que el TSPT canino se pueda curar nunca completamente, ya que los perros son inestables y siempre existe la posibilidad de volver a un desarrollo completo del síndrome.

El reto al que nos enfrentamos – y ésto es válido para el TEPT así como para casi cualquier problema en el que haya habido alguna clase de trauma -, es que podemos superponer nuevas respuestas emocionales, además de enseñar habilidades para afrontarlo. Pero lo que no podemos hacer es borrar la memoria de lo que fue el trauma.

Burghardt plantea un “límite práctico” de tres meses de tratamiento. Si un perro militar no muestra mejoría suficiente para volver al servicio, se les suele transferir a empleos en lugares lejos del combate o se les ofrece en adopción.

alt="Estrés-post-traumático-perros-militares"

Hay varias organizaciones dedicadas al cuidado de los perros veteranos, ya que el período de recuperación puede ser largo y costoso para sus propietarios. Una de ellas es Combat Canines: The DDoc Foundation, una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es ayudar con los gastos que supone adoptar un perro veterano. Desde mayo de 2013 ha ayudado a 28 perros y según su fundadora, Chloe Wells, el TEPT canino es un diagnóstico relativamente nuevo aún y hay muchos conceptos que no entendemos y que puede que nunca lleguemos a entender.

Tras adoptar a un perro militar retirado llamado DDoc que sufría TEPT canino y que estaba a punto de ser sacrificado, Wells decidió crear la organización para ayudar a otros perros retirados, ya que ellos habían arriesgado sus vidas sólo por un juguete y por la caricia de su guía. Para ella es lo menos que podemos hacer por ellos.

Fuente: The Guardian

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: