Estados Unidos no enviará perros detectores de explosivos a Egipto y Jordania

Desde hace meses se denunciaban muertes por negligencias y malos cuidados en los perros detectores enviados a Egipto y Jordania. Ahora, dos nuevas muertes han desencadenado la drástica decisión

Egipto y Jordania

Estados Unidos ha tomado la decisión temporal de detener el envío de perros detectores de explosivos a Egipto y Jordania. Así lo ha revelado el Departamento de Estado tras descubrir nuevos casos de perros detectores que habían muerto como resultado de malos cuidados y negligencias.

Las alarmas saltaron en Septiembre de 2019 al publicarse un informe en el que se denunciaba la muerte de al menos 12 perros enviados a Jordania. Problemas médicos, condiciones insalubres, cheniles inadecuados, exceso de trabajo, eran el día a día de aquellos animales.

En Jordania, un perro fallecía el pasado junio a causa de un golpe de calor. Otro fue envenenado con el insecticida utilizado cerca de su chenil. Tres de los diez perros enviados a Egipto el año pasado han muerto también por causas no naturales.

A principios de diciembre se presentaba un nuevo informe con más casos de negligencia. Otros dos perros habrían muerto por causas no naturales: uno por un golpe de calor y otro por la infección provocada por un insecticida rociado junto a su chenil.

Egipto y Jordania

Un programa que necesita mejorar

Egipto y Jordania son los países que más perros detectores de explosivos reciben, provenientes de Estados Unidos. Pero hay varios países más, forman parte de un programa que lleva más de 20 años funcionando.

Dos de las muertes en Egipto no fueron reveladas en la primera inspección, según el nuevo informe. Al parecer, este país se negó a dar permiso a los oficiales para que visitaran los cheniles o el aeropuerto donde los animales debían trabajar. Tampoco permitió a los entrenadores estadounidenses acompañar a los perros al país para supervisar su entrenamiento.

A raíz de la denuncia, Egipto aprobó un programa de control de salud y bienestar por un equipo del Departamento de Estado, que se llevó a cabo en Noviembre. Y basándose en los hallazgos de aquella visita, se tomó la decisión de implementar nuevas medidas para mejorar la situación de los animales.

En agosto, el Departamento de Estado recuperó diez de los perros enviados a Marruecos, ya que no estaban siendo utilizados para los propósitos iniciales.

Y en octubre, siete de los perros enviados a Jordania también fueron retirados y devueltos a Estados Unidos, donde fueron adoptados por algunas familias.

Nos gustaría saber tu opinión

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: