¿Cómo avisa el perro de rescate cuando encuentra a un desaparecido?

Cuando un perro de rescate localizan a la persona desaparecida o sepultada, deben avisar a su guía. Si esta señal no está bien entrenada, podría significar no encontrar a la persona

Isabel Herrán | PerrosdeBusqueda©

Los perros de rescate buscan personas desaparecidas o sepultadas bajo escombro, tierra, barro o nieve. Sabemos que utilizan su olfato para llegar a ellas y sabemos que, para ellos, lo de buscar es instintivo. Todos los perros tienen buen olfato y saben utilizarlo para lograr su objetivo.

Ahora bien, en una disciplina de búsqueda o detección, lo que hacemos al entrenarlos es enseñarles a que busquen lo que nosotros queremos, en una zona concreta, ignorando el resto de olores y/o distracciones, y sobre todo, que nos indiquen cuando lo han encontrado. Y es a esta última fase de la búsqueda a la que llamamos ‘señalización’.

viaja con tu perro

¿Señalización entrenada o alerta natural?

La señalización es la conducta aprendida que realizará el perro de rescate para indicar a su guía que ha encontrado el objetivo. Una parte del entrenamiento del perro de rescate es enseñarle a realizar una señalización determinada. Además, deberá ejecutarla de forma clara, sin dudar y sin perder la fijación en el objetivo, durante el tiempo que sea necesario.

Es muy importante saber diferenciar una señalización de una ‘alerta natural’. Son cosas muy distintas. Todos los perros muestran alertas naturales mientras están trabajando, cuando han localizado las partículas de olor y también cuando llegan al objetivo. Es un lenguaje corporal inherente a la especie canina y que presenta pequeñas variaciones según el individuo por su raza, entrenamiento, etc. Es natural, no aprendido. Y, como tal, el perro lo realiza siempre, independientemente de la señalización que se le haya enseñado. La alerta, por tanto, siempre precede a la señalización. Y, por eso, es muy importante que el guía conozca perfectamente a su perro y sepa leerlo en todo momento.

Te puede interesar:
Los movimientos del olor y cómo afectan a los perros de búsqueda de personas

Pero estas alertas naturales no son suficientes para poder confiar en que el guía sepa que su perro ha localizado. Sencillamente puede que no esté viendo al perro o que en ese momento no capte las señales. Es por eso que a cualquier perro especializado en búsqueda o detección, se le entrena para que realice una señalización concreta. De ese modo aseguramos esa comunicación hacia el guía y aumentamos la probabilidad del rescate.

Dado que existen diferentes tipos de situaciones en la búsqueda de personas, se utilizan diferentes señalizaciones. E incluso dentro de cada situación de búsqueda, las señalizaciones difieren entre los grupos.

Pero veamos los diferentes tipos de búsqueda y las señalizaciones que se utilizan en cada una:

perro de búsqueda de personas

Búsqueda de desaparecidos en campo abierto o grandes áreas

Tal y como se explica en el Manual para Equipos Caninos de Búsqueda de Desaparecidos, en este tipo de intervenciones se debe trabajar con dos tipos de equipos caninos. Por un lado, los perros que siguen el rastro del olor específico de la persona (una persona concreta) y, por otro lado, los venteadores de olor genérico (cualquier persona).

Los perros que siguen un rastro del olor específico de la persona suelen ir atados, o mejor dicho, atraillados. Y en este caso, por razones obvias, no es necesario ningún tipo de señalización, ya que su guía llegará hasta la víctima con el perro.

Pero en ocasiones estos perros trabajan sueltos y entonces sí van a necesitar una señalización entrenada, de forma que su guía sepa cuando han localizado a la víctima.

Ladrido

Cuando el perro de rescate encuentra una persona comienza a ladrar hasta que su guía llega o le llama. Es preferible que realice esta señalización sentado o tumbado y sobre todo, alejado de la persona para no asustarla. Conviene remarcar aquí que no se puede permitir, bajo ningún concepto, que el perro toque a la persona.

Y precisamente para evitar que el perro toque o asuste a la persona, existe otro tipo de señalización muy útil.

Va y viene / Refind / Boomerang…

Consiste en que el perro, cuando encuentra a la víctima y sin acercarse a ella, vuelve a su guía y realiza la señalización aprendida. El guía se pone en camino para seguir a su perro. Este vuelve corriendo a la víctima y de nuevo a su guía. Así hasta que el guía llega por fin hasta la persona.

Esta señalización comenzó a trabajarse en Estados Unidos, donde ponen especial cuidado en no molestar en ningún momento a la víctima. Según afirman los propios guías estadounidenses, se empezó a trabajar por dos motivos.

Para no asustar
Una persona perdida se encuentra en una situación vulnerable. Además, podría tratarse de un niño, un anciano, una persona con discapacidad mental. Un perro cerca, ladrando, podría provocar una situación de miedo y estrés en la víctima. Por no hablar de si el perro toca de cualquier forma a la persona.

Además, en EEUU, donde empezaron a trabajar este tipo de señalización, también se utiliza para evitar cualquier denuncia. Si un perro de rescate arañara o mordiera cuando encuentra a la persona, el guía/grupo podría ser demandado por daños. Y ya ha ocurrido.

Ejercicio de entrenamiento del ‘Refind’

Por seguridad del perro
En muchas zonas de EEUU no es extraño encontrar animales salvajes como lobos o coyotes. Ver llegar a un perro puede generar una situación de pánico y muchas personas allí llevan armas… sólo hay que imaginar el resto.

En España, en general, no tenemos ese peligro de fauna y tampoco está permitido llevar armas. Pero podría tratarse de un cazador o simplemente, que la persona se sintiera amenazada de cualquier forma e intentara defenderse, haciendo daño al perro.

No obstante, con cualquier tipo de señalización en grandes áreas, es aconsejable colocar además algún tipo de chaleco con campanillas. Eso sí, fundamental que se abra fácilmente si el perro se engancha con cualquier objeto.

Bringsel

Una técnica muy antigua y muy parecida a la anterior, con la excepción de que el perro, una vez localiza a la víctima, toma en su boca el bringsel -una especie de palo que lleva en el cuello-, volviendo al guía que al verlo, sabe que ha localizado a la persona y le sigue hasta dar con ella.

El bringsel fue inventado por el psicólogo Oskar Pfungst y se aplicó por primera vez durante la Primera Guerra Mundial en el Instituto Experimental y de Adiestramiento de Perros de Guerra y Policía Alemana.
Actualmente apenas se utiliza, ya que se ha observado que el resultado es mejor cuando el perro no recibe premio alguno hasta finalizar la búsqueda completa. 

Ejercicio de entrenamiento con Bringsel

Búsqueda de personas sepultadas en escombro (derrumbes)

Aquí no hay duda en cuanto a qué técnica utilizar: el ladrido. No conviene ningún otro tipo de señalización. La razón es sencilla, ganar tiempo y sobre todo, cuidar de la seguridad del perro. El escombro es un entorno muy agresivo para el can. Si tuviera que ir y venir cuando encuentra una víctima para señalizar, estaríamos poniéndole en peligro en cada viaje. Y en derrumbes y catástrofes puede haber un gran número de víctimas.

En este tipo de búsquedas el perro localiza las partículas de olor, profundiza hasta dar con la fuente y, cuando tiene fijado un punto de máxima emanación, comienza a ladrar. Es vital que el ladrido sea fuerte y continuado, el tiempo que sea necesario, ya que en muchas ocasiones el guía se encuentra lejos del perro o podría no oírle con el ruido de superficie. A veces los perros están ladrando unos minutos, el tiempo que sea necesario.

Es vital que el ladrido sea fuerte y continuado,
el tiempo que sea necesario”

Avalancha de tierra/barro/nieve

En este tipo de búsquedas la señalización elegida suele ser el rascado activo y el ladrido cuando encuentra a la víctima sepultada. Se dice incluso que el ladrido no es recomendable en casos de avalancha de nieve, ya que podría desencadenar un nuevo desprendimiento.

El rascado -escarbar- es una actitud natural en el perro – no sólo en el perro de rescate- para recoger olores del suelo. De hecho, muchos perros primero realizan esta señalización de forma natural, aunque tengan el ladrido como señalización entrenada.


Isabel Herrán| PerrosdeBusqueda©
Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo sin autorización de su autor.

Nos gustaría saber tu opinión

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: