Campofrío: la Policía Nacional utiliza perros para detectar productos acelerantes

Foto de archivo: Uno de los equipos caninos de la Policía Nacional

Burgos (diariodeburgos)

La Comisaría General de la Policía Científica (Madrid) movilizó ayer varias unidades para viajar hasta Burgos a fin de iniciar la investigación sobre el incendio de la planta de Campofrío, ocurrido el domingo 16 de noviembre. Al interior de la fábrica no podrán acceder, previsiblemente, hasta la próxima semana, aunque ayer efectuaron algunos trabajos previos.

La unidad canina se desplazó al polígono de Gamonal con dos agentes adiestradores y dos perros preparados para detectar la presencia de sustancias acelerantes (gasolina, queroseno, acetona, disolvente de pintura, aguarrás, etc) en lugares que han sido pasto de las llamas.

Los animales fueron conducidos hacia la zona del muelle dos, en la parte de atrás de la factoría, junto a las vías del ferrocarril. Sus entrenadores les ordenaron olisquear los respiraderos situados en la parte baja de los muros, pero no ofrecieron ninguna señal de encontrar residuo alguno en el exterior. Dentro no pasaron, ya que «es imprescindible el desescombro y limpieza del escenario para facilitar la labor de rastreo de los perro ( los cascotes y el polvo entorpecen la labor de estos)», según señala la propia Policía Nacional.

Los perros están adiestrados para reconocer olores de diferentes acelerantes (el número de estos puede variar grandemente). En principio el animal está entrenado con muestras evaporadas al 50%, generalmente gasolina, que es con mucho el producto más utilizado. Luego aumenta el grado de evaporación y al mismo tiempo disminuye la concentración de los más volátiles.

También se les prepara para distinguir estos olores de otros hidrocarburos ajenos a los acelerantes y a los procedentes de productos de pirólisis generados en los incendios.Y es que cuando se encuentran  acelerantes en el escenario de un incendio sin explicación lógica puede ser un indicio de intencionalidad. Y la Policía Nacional en la investigación de Campofrío ha de estudiar todas las posibilidades.

Hasta la planta de Campofrío de la calle La Bureba también viajó un camión de la Comisaría General de la Policía Científica que contiene un laboratorio de actuaciones especiales, que es el que se destina a las grandes catástrofes. Sin embargo ayer no pudo ser utilizado.

En el aparcamiento de la fábrica tuvo lugar ayer a mediodía una reunión entre los investigadores policiales -coordinados por la Policía Científica de Burgos- y los peritos de los seguros con el fin de estudiar cuándo y cómo acceder al interior.

Por el momento no es posible, porque sigue habiendo focos de fuego en el interior y bastante humo. Además, es necesaria la presencia de maquinaria pesada para desescombrar aquellas zonas a las que quieren pasar los investigadores. Es preciso abrir pasillos de protección para garantizar la seguridad de los policías y de los peritos de las aseguradoras. La semana que viene podrán empezar a trabajar sobre el terreno.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies