Así entrenan los equipos cinológicos de la UME

Este tipo de ejercicios son parte de una exhaustiva formación de los equipos caninos con el fin de estar preparados para enfrentarse a situaciones como las que encontrarán los que han sido desplazados a Nepal para localizar a los desaparecidos tras el terremoto de 7,8 grados ocurrido en Abril
Swan-1

Ejercicio cinológico SWAN 2015

Más de 7.000 Km recorridos desconociendo en todo momento cuál es el destino, marchas a pie con un equipo de más de 30 Kg, superar desniveles cercanos a los 1.000 m, descansar apenas dos horas apoyado en un árbol, traslados en avión y remar en pequeñas embarcaciones, todo ello realizado por una pareja inseparable: el binomio guía-perro.

En estas duras condiciones se ha desarrollado la undécima edición del Ejercicio SWAN organizado por el 7e Régiment d’Instruction et d’Intervention de la Sécurité Civile (RIISC 7), que se desarrolló en los países de Francia y Reino Unido entre el 30 de marzo y el 3 de abril con la participación de 16 equipos de Francia, España e Inglaterra.

Swan-2Por parte española se encontraban los equipos formados por el brigada Casalderrey y su perro Bert perteneciente al BIEM V, y el cabo Bosch y su perro Uruk, perteneciente al BIEM III. Ambos equipos se desplazaron hasta la localidad francesa de Brignoles, punto de inicio del ejercicio.

Uno de los objetivos del ejercicio era el de realizar el trabajo de los equipos perro-guia en un ambiente internacional, en condiciones tanto diurnas como nocturnas, de frío, y gran fatiga, realizando búsquedas tanto en grandes áreas, como en zonas de escombros.

alt="ejercicio Swan UME"La primera y segunda fase del ejercicio tuvieron lugar en las regiones francesas de los Alpes de Alta Provenza y Drome, para posteriormente en la tercera fase tomar un vuelo desde Grenoble que les llevaría a las inmediaciones de Oxford, en Inglaterra.

La cuarta y última fase llevó a los participantes de regreso a Francia, donde tras aterrizar en Marignan se desplazaron a la localidad de Vins-sur-Caramy, cerca de Brignoles.

La dureza del ejercicio, convertido en una experiencia límite, tiene como muestra el hecho de que siete perros resultaron ligeramente heridos, o que el guía tenía que racionar el agua de que disponía.

La participación en este tipo de ejercicios de carácter tan exigente permiten llevar al extremo el trabajo guía-perro, mejorándolo y conociendo la capacidad de respuesta en condiciones adversas.

(Fuente: UME)

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies