Un canino para detectar aguas contaminadas

Se llama Crush y su labor es la detección de aguas contaminadas en las calles de Skagit County (Washington)

aguas contaminadas

Crush es capaz de detectar aguas contaminadas con materia fecal a través de su olfato y diferenciar entre residuos humanos y de otros animales.

El pasado jueves, con su peto amarillo neón que advierte a los curiosos  “no acariciar”, Crush inspeccionaba  cuidadosamente las zonas habitadas en las riberas del rió Samish. La contaminación fecal ha sido un problema en el río Samish durante años, obligando incluso al cierre de cultivos de marisco en la Bahía de Samish.

El trabajo de este original agente canino es una de las estrategias que el Condado de Skagit y otras organizaciones de iniciativas para limpiar Samish están utilizando para determinar de dónde proviene la contaminación de la ribera y si se trata de residuos animales o humanos.

Todos los ojos estaban puestos en el perro mientras trotaba de un lado a otro, deteniéndose para olfatear las cunetas, las tuberías y los desagües pluviales. En uno de los bloques, Crush se tumbó junto a una de las tuberías, lo que indicó a su guía, Erin, que había detectado algo.

Al parecer, el vecindario no es conocido por ser un área problemática pero no ha sido eliminado de la lista de fuentes potenciales de contaminación. Las casas en ese vecindario tienen sistemas sépticos y por algunos de los patios pasa el río Samish.
aguas contaminadas

Muestras de agua para analizar

Cuando Crush  indica la presencia de heces humanas, se recoge una muestra de agua y se envía para su análisis a un laboratorio en Burlington. Si este confirma una alta concentración de bacterias coliformes fecales, se notifica a los propietarios de terrenos colindantes.
Si el resultado no muestra una alta concentración de bacterias, se contacta también a los propietarios vecinos para solicitar permiso para hacer inspecciones adicionales que puedan ayudar a probar que la propiedad no es una fuente de contaminación.

Por desgracia, la zona donde había señalizado Crush no llevaba agua suficiente para extraer las muestras, así que el siguiente movimiento sería revisar los registros de inspección del sistema séptico de las casas de la zona.

En visitas anteriores de Crush, la contaminación parecía estar más presente en los riachuelos y acequias en las primeras horas del día. Para maximizar el número de muestras de agua que Crush podía chequear durante la mañana, se envió a un equipo a zonas de peor acceso para recoger muestras mientras el equipo canino chequeaba las zonas del vecindario. Y así, al finalizar el día, Crush tenía varias muestras de agua preparadas para olfatear.

De las 71 muestras que se recogieron entre el jueves y el viernes, Crush señalizó en 45 como contaminadas con residuos humanos. Crush ignoró las muestras de control que contenían agua limpia, estiércol de vaca y jabón, lo que confirmó el trabajo de Crush a la hora de identificar las bacterias.

Esta era la tercera vez que Crush trabajaba en el Condado de Skagit en busca de aguas contaminadas. En años anteriores, su trabajo descubrió algunas zonas problemáticas, en las que se tomaron las medidas oportunas para evitar las fugas de los sistemas sépticos.

Si te ha gustado, ¡puedes compartirlo!

Tu opinión nos importa

Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y nuestra Política de Privacidad. Haz clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Aviso de cookies