Camiseta olfato canino

¿Cuáles son los diferentes tipos de señalización en las disciplinas de detección?

¿Cómo señalizan los perros para indicar que han localizado la sustancia? ¿Por qué unas veces se sientan, otras se tumban, otras ladran? Conozcamos los diferentes tipos de señalización y la función del guía a la hora de interpretar a su perro

tipos de señalización

Por Jaime Alonso Borde | PerrosdeBusqueda

A menudo vemos a los perros trabajar buscando sustancias en maletas y equipajes, buscando personas después de un desastre, en la detección de explosivos, rastreando en busca de personas desaparecidas, incluso en la proa de lanchas de rescate intentando localizar cuerpos sumergidos en el agua. Aparte de estos trabajos, ahora también les vemos en competiciones deportivas de detección de sustancias olorosas, como deporte y hobby en el que guía y perro compiten con otros equipos por ver quién detecta el olor de forma más rápida y lo señaliza de mejor manera.

En esta última especialidad, la deportiva, la señalización de los perros frente al olor, debe realizarse de la manera que el reglamento deportivo determina. Pasiva, es decir, el perro quieto y su trufa lo más pegada posible a la fuente de olor. Dado que es la única manera de señalizar, voy a centrarme más en el resto.

tipos de señalización

Detección de restos de sangre y señalización “pasiva” durante una exhibición del Equipo Cinológico de Guardia Civil (Foto: PerrosdeBusqueda)

Pero ¿por qué unas veces los perros señalizan de una manera o de otra?

Generalmente, las señalizaciones las dividimos en tres grandes grupos en función de la especialidad de detección que se desarrolle. Activa, pasiva y mixta. Cada especialidad tiene su porqué. Vamos a intentar explicarlas brevemente.

En los trabajos de detección de explosivos por ejemplo, la señalización que se utiliza es la pasiva, es decir, permaneciendo el perro de manera estática, sin tocar la fuente de olor ni emitir ningún ruido tipo ladrido, gemido, etc. El motivo de que se señalice de esta manera es relativamente lógico. Podría iniciar accidentalmente el artefacto si lo hiciera de otro modo, con el riesgo que esto conlleva para el equipo. También suele utilizarse el marcaje pasivo cuando se trata de detección de estupefacientes en personas. En este caso, el perro suele sentarse junto a la persona que los porta o señalar con su trufa en la fuente de olor.

De igual manera se trabaja con los perros detectores de ciertos tipos de cáncer. Una variante de la señalización pasiva es la doble señalización empleada en la especialidad de acelerantes del fuego (DAF). En este caso el perro, ante la presencia del olor, se sienta y cuando se le pide confirmación, pega su trufa al punto exacto donde se encuentran los restos de acelerante.  En este grupo podemos encasillar al denominado “marcaje lapa”, método por el que el perro queda totalmente inmóvil con su trufa lo más pegada posible a la fuente de olor o apuntando hacia ella.

tipos de señalización

Perro señaliza activamente una bajada de azúcar en un enfermo de diabetes (Foto: Michelle Cochrane/Lions Foundation of Canada Dog Guides)

Por norma general, en la detección de estupefacientes y papel moneda, se suele emplear la señalización activa. Esta consiste en que el perro haga algo, es decir, ladrar, arañar, mordisquear el paquete que contiene la sustancia, etc.  El guía deberá estar muy pendiente de su perro para evitar que entre accidentalmente en contacto con la sustancia y pueda causarle un accidente grave o muy grave al animal.

También suele emplearse el ladrido como señalización activa en los perros de alerta médica, con el fin de poder avisar al propio usuario o a los familiares de lo que le está sucediendo (bajada o subida de azúcar, inminencia de una crisis epiléptica, etc…)

Con la búsqueda de personas desaparecidas, vivas o fallecidas, tanto en estructuras o en campo abierto, o restos humanos, la marcación suele ser activa. La finalidad de que así sea es poder marcar al guía el hallazgo. Muchas veces, en este tipo de trabajos, se pierde la visión del perro y hasta ahora, la única manera de poder saber si es positiva o no la búsqueda, ha sido el ladrido. Actualmente se utilizan también collares empleados en la caza de aves, que avisan al guía cuando el perro se ha quedado quieto. El inconveniente de estos collares, es que el animal puede sufrir un accidente enganchándose en cascotes, ramas o restos de escombro.

tipos de señalización

En la detección de droga en personas los perros deben realizar una señalización “pasiva” (Foto: PerrosdeBusqueda)

El guía debe saber interpretar las ‘señales’ de su perro

Todos estos métodos son perfectamente válidos en el trabajo con los perros detectores salvo en detección deportiva, que tiene su propio reglamento y en explosivos que, por razones obvias, no tienen por qué ser tan puristas. Es decir, esto es teoría pura a la que se debe aproximar lo más posible el trabajo con el perro. Intentaré explicarme. Una vez que el perro ha encontrado el olor a marcar, es trabajo del guía el saber interpretar esas señales que el perro lanza.  Es posible que no sea un marcaje pasivo perfecto o que el perro no se arranque a arañar con las patas, ni a ladrar de manera insistente. Por eso el guía deberá darse cuenta de las vueltas y la insistencia del perro en determinada zona u objeto. Es lo que conocemos con la expresión “leer al perro”.

Será trabajo del guía el conocer al perro, cómo señaliza, sus gestos, posiciones, la forma de moverse, para poder interpretar todas esas señales que le puede estar lanzando. Es posible que no llegue a marcar porque exista un olor residual y la sustancia ya no se encuentre ahí o esté camuflada con otros olores y no lo llegue a discriminar. Esa es una de las funciones más importantes que debe tener un buen guía. Y es importante saber “leer al perro” hasta el punto de que pueda encontrarse con mil factores ambientales que puedan influir en la búsqueda, una marcación poco clara por parte del perro y no haber sabido interpretarlo su guía y que nos dejemos una víctima viva ente los escombros en los que están a punto de entrar las máquinas.

tipos de señalización

Un equipo de rescate estadounidense busca supervivientes tras el terremoto de Haiti en 2009 (Foto: Marco Dormino)

Esta “lectura”, además nos facilitará otro tipo de  información, como exceso excitación del animal, perdida de interés, cansancio, estrés, etc…

En definitiva, en los libros podemos encontrar las distintas formas de señalización que debe mostrar un perro en función de su especialidad olfativa pero eso no significa que no nos pueda mostrar de otra forma sus hallazgos olorosos. El descubrimiento de esos gestos y señales, de esa “lectura”, es lo que  diferenciará al buen guía y su perro de otros equipos.

Tu opinión nos importa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies