Compra-venta material canino

Golpe de calor y perros de trabajo

Golpe de calor y perros de trabajo es por desgracia algo relativamente frecuente. Los guías deben saber por qué se produce y cómo evitarlo

Golpe de calor y perros

por Jaime Alonso Borde | PerrosdeBusqueda

El pasado mes de mayo, PerrosdeBusqueda daba la fatal noticia de que Diesel, un perro de trabajo de la policía de Florida (EEUU) murió, al parecer, tras pasar varias horas en el interior de un coche. La temperatura exterior era de unos 31º aproximadamente y al parecer, la causa de la muerte fue golpe de calor.

No es necesario trasladarnos hasta EEUU. Aquí en nuestro país, España, todos los años muere un gran número de perros por el temible golpe de calor y no solamente en el interior de los vehículos. También ha ocurrido tras largas sesiones de trabajo en detección, durante búsquedas de personas, sin suficientes descansos y en condiciones ambientales poco favorables (catástrofes, atentados y amenazas…).

Además, en verano es la época en la que por cierta lógica se producen más accidentes de este tipo. Pero ¿qué es realmente un golpe de calor? ¿Cuáles son las causas que lo provocan? ¿Por qué afecta tanto a los perros y cuáles son sus síntomas? Y por último, ¿como podríamos evitarlo?. Estas son las cuestiones que me gustaría abordar en estas líneas, de la manera más sencilla posible.

Golpe de calor y perros

Una forma diferente de regular la temperatura corporal

Los perros tienen una temperatura corporal media de aproximadamente 39 grados centígrados. Esta es la primera diferencia con nuestros 37 grados de media. Nuestro cuerpo utiliza el sudor para eliminar parte de ese calor y ayudar regular la temperatura corporal. En cambio, su manera de disipar el calor es a través de la respiración (jadeos), las almohadillas de las patas y las zonas con poco pelo, como por ejemplo el vientre. Es importante recordar  que ciertos suelos con superficies duras pueden acumular más calor y dificultar esa regulación de temperatura (piedra, asfalto…). Generalmente, podemos hablar de golpe de calor o hipertermia, cuando la temperatura corporal del perro sube hasta los 42 grados.

Además, influyen también las condiciones del animal. Por ejemplo, el exceso de excitación y nerviosismo, la edad del perro (cachorro o demasiado mayor), problemas cardíacos o problemas respiratorios asociados al animal o incluso las condiciones físicas marcadas por ciertas razas braquicéfalas (aquellas que tienen el morro muy chato).

Atentos a los síntomas y sus consecuencias

¿Cuáles son los síntomas más habituales y fáciles de detectar? Tambaleo por parte del perro, episodios de temblores y convulsiones, respiración agitada y rápida que favorecerá también un aumento del ritmo cardíaco, color anormal en mucosas (como por ejemplo las encías), exceso de salivación, falta de fuerzas o decaimiento o incluso negativa a moverse. Estos últimos es el propio guía el que debe valorarlo, ya que nadie mejor que él conoce a su compañero canino y lo que para unos puede ser decaimiento o apatía, para otros no.

¿Cuáles son las consecuencias de este golpe de calor? Tan terribles como una posible hemorragia gastro intestinal, insuficiencia renal y/o hepática, edema cerebral y fallo multiorgánico. Y, por supuesto, la muerte del animal, nuestro compañero.

La prevención es nuestra mejor arma

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitarlo? Se supone que nosotros somos la parte “pensante” del binomio y debemos estar pendientes de nuestro compañero, dado que él no se dará cuenta y cuando se pare probablemente sea ya demasiado tarde.  En caso de que no nos hayamos dado cuenta, intentaremos bajar la temperatura corporal humedeciendo y refrescando la zona de la cabeza y cuello, almohadilla y vientre pero evitaremos el agua demasiado fría, no vayamos a provocar un colapso. Darle de beber al perro, no obligarle, ni tampoco permitirle beber en exceso. Y por supuesto, llevar al animal lo ante posible al veterinario.

Golpe de calor y perrosLo ideal es evitar las horas centrales del día para trabajos intensos. Las dejaremos únicamente para que hagan alguna de sus necesidades. Aprovecharemos entonces las horas más frescas como la mañana y la tarde para realizar actividades más intensas. Además, son las mejores para realizar trabajos de detección cuando hace calor por la dispersión de las partículas olorosas. En caso de tener que realizar trabajos en esas horas centrales, reducir el tiempo y aumentar los periodos de descanso. Proporcionar siempre al perro acceso continuo a agua fresca y evitar que reciba su comida en las horas centrales del día.

El coche y el calor: enemigo mortal

Respecto a los accidentes en el interior de un vehículo, cuando la temperatura en el exterior es de unod 31º, los cristales de un vehículo pueden hacer que la temperatura interior suba hasta los 50 grados en apenas media hora. ¿Qué debemos hacer (al menos según las leyes españolas)?

Al contrario de lo que dicen algunos bulos por internet, la normativa no ampara que podamos romper el cristal del vehículo para sacar al animal. El consejo es avisar al 112 de la situación y seguir siempre sus indicaciones.


Deja tu comentario (debe ser aprobado para que aparezca)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies